6 beneficios adicionales de tu hipoteca

6 beneficios adicionales de tu hipoteca

Si ya firmaste tu crédito hipotecario y has comenzado el camino para formar un patrimonio, debes saber que puedes tener beneficios adicionales por tu hipoteca.

Aprovéchalos y maximiza tu inversión. 

1. Las mensualidades de tu crédito hipotecario son deducibles de impuestos, por lo que debes solicitar al banco, al inicio de cada año, la constancia de deducibilidad. Este punto aplica tanto para crédito bancarios como para los otorgados por Infonavit y Fovissste.

2. Puedes reducir considerablemente los intereses haciendo aportaciones a capital. Esto es especialmente útil durante los cinco primeros años de tu crédito. No importa si no cuentas con grandes cantidades de dinero, aunque tus aportaciones sean pequeñas te traerán grandes beneficios.

Investiga en la institución financiera las políticas de aportaciones voluntarias. Hay algunas que solo permiten pagos por un monto similar al mensual, pero en Infonavit puedes hacerlo desde un peso, por ejemplo.

3. Tu hipoteca cuenta con un seguro de vida. Así que no olvides hacer tu testamento, donde indiques quiénes van a ser los beneficiaros de la propiedad. De esta manera quienes más quieres estarán protegidos en los peores momentos.

4. Puedes vender tu casa aun cuando tengas una hipoteca vigente. Únicamente deberás solicitar al banco con el que tramitaste el crédito tu carta saldo con la fecha en la que deseas vender.

Esto te permite adquirir una nueva propiedad, que se ajuste a tu momento de vida.

5. Una vez que termines de pagar tu crédito, no olvides acudir a la notaría para cancelar la hipoteca. Este proceso es sumamente importante, pues con él finalizas la compra y legalmente serás el dueño.

6. Recuerda que aproximadamente entre 4 y 6 meses después de firmar tus escrituras podrás ir por el original a la notaría donde realizaste el trámite.

El reto de los 10 pesos, o el mejor truco para ahorrar

  • Si se tuviera que escoger una etapa para calificarla como “la más compleja económicamente”, seguramente nunca la encontraríamos. El tema económico, —igual a gastos y ganancias— estará casi siempre frente a nosotros; el asunto es que si esperamos a ganarnos la lotería para empezar a ahorrar, pues seguramente perderemos mucho tiempo, incluso toda la vida.

    Eso de ahorrar es una cuestión para la cual no se nos abre mucho los ojos. Pensamos que eso del ahorro se tiene que hacer un excedente, y pues como la situación no está para andar con excesos de quincenas, entonces los famosos cochinitos nunca se llenan, ya no se digan las cuentas de banco.

    Por todo esto, quiero platicarte sobre “el reto de los 10 pesos”. A este mismo también le llaman “El truco más fácil para ahorrar”; revísalo y tal vez sea la solución que estabas buscando.

  • El reto de los 10 pesos

    Consiste en, literal, deshacerte de todas las monedas de 10 pesos que pasen por tus manos (o en este caso, equivalentes a la moneda según el país en que te encuentres). Los pasos a seguir son:

  • Paso 1 Selecciona el recipiente

    Hay que reciclar una botella de pet de dos litros (aquí ayudamos también al tema de no generar tanta basura). Ojo, que sea de mínimo dos litros, aunque si quieres empezar con una más chica, pues también se vale.

  • Paso 2 Prepara tu alcancía

    Lava la botella. Digo, lo que menos queremos es que fomentes por ahí alguna comunidad de seres vivos de esos que se llegan a comer a las personas en las películas. Se le tiene que hacer una ranura a la botella para que quepa una moneda de 10 pesos. Si eres menor de edad, dile a un adulto que te ayude. Se puede usar un cutter o cuchillo; de nuevo, la seguridad es importante: no aplican los cortes en las manos.

  • Paso 3 Dale un objetivo

    Hay que ponerle nombre a la botella, el que quieras. De preferencia el tuyo, para hacerlo más personal. También es importante ponerle el objetivo que persigues, no sé, tal vez “Renta”, o “Vacaciones” o “Viaje para ver a mis amados Vaqueros de Dallas”.

    Paso 4 Inicia y sé constante

  • Después de tener listos los pasos anteriores, comienza el reto. Todas —y cuando digo todas, es todas— las monedas de 10 pesos que pasen por tus manos deben ser depositadas en la botella. Sin trampas y sin decir “una sí y otra no”.
  • Paso 5 Modifica tus hábitos

    Bueno, ¿y si necesito cambio para mis gastos diarios, pasajes? Hay que cambiar hábitos financieros y usar las de a peso o cinco pesos (recuerda que hablo en la moneda mexicana, así que habrá que adaptarlo al país que corresponda). Lo importante es que no se pueden usar las de 10, únicamente para llenar la botella.

    ¿Qué se pretende demostrar con esto?

  • Claro, además de trabajar el concepto de ahorro y la fuerza de voluntad, al tener al menos 3/4 de la botella se conseguirá lo siguiente:

    • No se extrañará la moneda de 10 pesos, ya que después de los días, tu vida sigue sin cambios problemáticos por no usarla.
    • Según expertos, la botella casi llena podría tener hasta 5 mil pesos, y una botella llena de 2.5 litros puede contener hasta 10 mil. Entonces ya puedes usarlos para algo importante.

Ideas para ahorrar en los regalos navideños

Ya estamos muy próximos a la época navideña, temporada en la que sale a flote nuestra “generosidad” para hacer regalos, aunque en ocasiones tenga un alto precio para nuestra cartera.

Es común que exista la creencia de que el gasto es proporcional al afecto cuando nada tienen que ver. Podemos hacer regalos que verdaderamente muestren nuestro cariño y sean apreciados, sin que implique un derroche que nos haga recordarlos el resto del año por ser una carga para nuestras finanzas.

“Para evitar los costosos derroches económicos lo primero es entender qué es en realidad un regalo, principalmente de Navidad: es una atención para agradecer algo que hicieron por ti en el año, para mostrar afecto o lealtad y en términos de etiqueta es importante evitar obsequios en los que la gente sepa cuánto costo, que no es lo relevante”, explica Renata Roa, consultora en Imagen Pública y Comunicación Facial.

Sabemos que en esta temporada queremos regalar a todos, pero debe hacerse con un presupuesto claro y buscar alternativas que representen ahorros ¿Cómo podemos lograrlo?:

1.- Establece un monto global realista para los regalos. Posiblemente queramos tener una larga lista o quedar bien con todos, pero los obsequios se tratan más de la intención de dar y compartir, que simplemente “apantallar” con recursos que no contamos.

2.- Haz una lista de todas las personas que te gustaría darles un regalo y divídelas en:

• Regalos prioritarios y en los que pienses invertir más.

• Detalles para tener una atención y mostrar que tienes presentes a las personas.

En la primera categoría puede estar la familia o los amigos, compromisos importantes con algún jefe o cliente. Es importante establecer un monto por persona para que hagas un ajuste de los gastos.

3.- Piensa realmente en los gustos y estilo de vida de las personas. Valorarán más algo que refleje que tomaste tiempo en escoger, refleje que los escuchas o los conoces, que algo costoso. “Si a alguien muy deportista le regalas una canasta con bebidas alcohólicas, sea cliente o familiar, será un gasto inútil que lejos de gustar puede molestar”, ejemplifica Renata Roa.

4.- Busca opciones con tiempo. La improvisación incrementa el gasto en regalos porque adquirimos lo que nos encontramos sin reflexionar mucho o vamos a comprar en los últimos días cuando todo ya está escogido. Internet puede ser tu aliado porque aparte de tener el catálogo más amplio, puedes comparar precios antes de adquirir algo o incluso encontrar presentes que no se te hubieran ocurrido.

5.- Acompaña cada regalo con una nota escrita a mano y un mensaje personal. Es un detalle que aumenta el valor del regalo, recomienda la especialista en imagen pública.

6.- Si tienes una familia grande opta por intercambios en lugar de dar regalos a cada persona. Pueden fijar un monto y que la mecánica sea escoger entre una lista de opciones más una sorpresa pequeña, para que sea del gusto de todos y tenga algo personal.

Opciones

Experiencias y “vale por”. Los regalos no siempre tienen que ser objetos: una clase de chocolatería, de cata de vinos, una sesión de un deporte extremo o incluso un vale por algo que puedas hacer por los demás (cuidar a los niños de tu hermana un viernes, un manicure a tus amigos, desayuno en la cama un domingo o hasta lavar el coche de tu cuate) pueden ser bien recibidos y en algunos casos hasta de bajo costo.

Hechos con amor. Desde los clásicos muñecos de jengibre o los muy de moda cupcakes en una charola de pewter, hasta especias exóticas en botes decorados por ti, puedes tener muchas alternativas tanto comestibles como de manualidades que califiquen como buenos regalos.

Kits “apapachadores”. A nadie le caen mal unas cremas, aceites, burbujas y jabones perfumados, pero también ¿por qué no? Un kit orgánico para afeitar para los hombres.

Verde serás. Las plantas pueden ser regalos económicos, sustentables y que hagan que te tengan presentes en su hogar todo el año. Busca viveros accesibles en precios y añade una nota de los cuidados.

Por mayoreo. Si quieres dar un regalo individual a todos los integrantes de la familia, a amigos o incluso colegas, una buena opción es elegir un mismo artículo para todos y comprar por mayoreo para reducir costos. Algunos ejemplos pueden ser canastas de mermeladas orgánicas, pantuflas de figuras, pashminas para las mujeres o velas aromáticas.

De barata. Hacer la lista de regalos con incluso meses de anticipación puede ser útil porque puedes aprovechar promociones previas al fin de año, esto hará que el golpe no sea tan duro para tu bolsillo.

Quienes tienen un presupuesto verdaderamente reducido y mucha confianza con algunas personas no tan susceptibles incluso pueden optar por hacer una linda tarjeta con un vale por un regalo que comprarán en enero.

Aprovecha el aguinaldo en tu patrimonio

Así como de niños esperábamos la llegada de la Navidad por todos los regalos que recibíamos de parte de Santa Claus o del Niño Dios, diciembre es uno de los meses más anhelados por los adultos porque es la temporada en la que llega el aguinaldo, los bonos y, para algunos, las cajas de ahorro.

En ocasiones esa emoción implica que aun antes de recibir el dinero ya hasta lo gastamos de manera mental. Y aunque no está mal darnos un gusto por el que esperamos todo el año, lo cierto es que al ser un recurso “extra”, es decir, que no forma parte de nuestro salario mensual, es ideal destinar una parte al ahorro y la inversión.

Una buena opción es invertir en nuestro patrimonio, ya sea para construirlo, para que aumente de valor o simplemente para que nos genere ahorros al reducir gastos en servicios o mantenimiento.

  • Ahorra para el enganche de tu casa

Si en el brindis de cada año nuevo, al comer las uvas incluyes el deseo de tener casa propia pero lo has postergado, podrías aumentar tus posibilidades de lograrlo en 2016 si desde antes de recibir el aguinaldo reservas una parte para empezar a reunir el enganche.

Este monto se puede complementar con la caja de ahorro o el reparto de utilidades en mayo. La idea es empezar con una cantidad mayor a la que podrías tomar de tu salario mensual para que te motives a seguir ahorrando.

  • Mejoras en tu hogar

¿Piensas vender tu actual vivienda pero no está en las mejores condiciones? ¿Una pequeña remodelación le daría una mejor vista? ¿Podrías construir un cuarto más, incluir un baño de visitas o diseñar un buen jardín? Destinar una parte de tu aguinaldo en alguno de estos conceptos puede aumentar su valor en el mercado y por tanto ser una inversión redituable. Antes de hacer cualquier modificación busca presupuestos, compara y analiza cuál sería el retorno que obtendrías en cuanto a la plusvalía.

  • Adelanta pagos de tu crédito hipotecario

Abonar un dinero extra a la mensualidad de tu crédito hipotecario puede ahorrarte muchos intereses y tiempo endeudado pues si se va a capital, el monto sobre el que se aplica tu tasa es menor.

La reducción de los intereses será más significativa si haces pagos adicionales en los primeros cinco años del crédito, pero como se pagan intereses en toda la vida del financiamiento, siempre bajará tu deuda al adelantar mensualidades.

Antes de adelantar pagos de tu hipoteca revisa el contrato y verifica dos cosas: que los pagos vayan a capital, para que se acelere el pago de tu deuda, y que no existan penalizaciones por pagos adelantados, pues aunque este cobro es poco común en los contratos recientes, vale la pena verificar para evitar sorpresas y garantizar que esta inversión reditúe al 100%.

  • Adquiriere tecnología que genere ahorros

Si de retornos palpables se trata ¿qué tal una inversión en algo que reduzca tus recibos de electricidad, agua o gas mes a mes? Una buena opción de inversión del aguinaldo es destinar una parte a cambiar inodoros de una menor carga, equipar lavabos y regaderas con llaves ahorradoras, calentadores solares, equipos de aire acondicionado de alta eficiencia, o incluso equipar la casa con muros y techos con aislamiento térmico para reducir la calefacción o aire acondicionado.

  • Mantenimiento preventivo

Cambiar ventanas porque el aluminio está en mal estado o la madera está roída, es más, reparar el techo dañado por la humedad puede ser más costoso que hacer reparaciones antes de que lleguen a un estado más crítico. Algunas de las labores de mantenimiento preventivo para las que podemos apartar un porcentaje del aguinaldo son: barnizar ventanas, pisos o cualquier estructura de madera, pintar las paredes, impermeabilizar y  revisar fugas de agua, gas o cortos en la instalación eléctrica.

Los bienes inmuebles son una base sólida para nuestro patrimonio y qué mejor oportunidad para invertir en ello que aprovechar estos recursos de fin de año, beneficios con los que no contamos mes a mes.

¿Cuántas semanas 
de cotización tengo?

¿Cuántas semanas 
de cotización tengo?

Es muy importante llevar un seguimiento de las semanas de cotización reconocidas en el Sistema de Ahorro para el Retiro para garantizar los derechos que le corresponden.

¿Por qué es importante conocer mis semanas de cotización?

La Ley del Seguro Social de 1997 y la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado establecen tiempos de cotización para obtener los derechos de una pensión. De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las semanas cotizadas son contabilizadas como los periodos comprendidos entre las fechas de alta y baja del asegurado ante el IMSS con uno o varios patrones. Un año de aseguramiento equivale a 52 semanas.

Conocer las semanas cotizadas permite al trabajador saber si cumple con los requisitos mínimos de tiempo de cotización para obtener una pensión. Por ejemplo, los trabajadores afiliados al IMSS requieren de al menos 500 semanas para obtener una pensión si pertenecen a la generación de transición y se requieren de al menos 1,250 semanas cotizadas para obtener una pensión mínima garantizada.

Además, contar con un registro de las semanas cotizadas es útil para saber si el patrón realiza aportaciones completas en su cuenta individual. El trabajador debe conservar los comprobantes de pago de salario, a fin de contar con evidencia en caso que requiera demostrar el tiempo laborado.

¿Cómo puedo obtener mi constancia de semanas cotizadas ante el IMSS?

El IMSS ofrece en su portal (http://www.imss.gob.mx/tramites/imss02025a) la posibilidad de solicitar por Internet una constancia de semanas reconocidas, la cual será enviada a una cuenta de correo electrónico que indique.

Para realizar su solicitud necesita su Número de Seguridad Social (NSS), su CURP y crear un usuario con contraseña.

En este reporte se presenta el número de semanas cotizadas por el asegurado, registradas en el Sistema Integral de Derechos y Obligaciones del IMSS, el cual contiene información de las cuentas individuales de los trabajadores asegurados permanentes de 1982 a la fecha, de los trabajadores eventuales de la construcción de 1986 a la fecha, y de los demás trabajadores eventuales de 1997 a la fecha. Además, en este reporte aparecerá el detalle de los antecedentes de cotización de los últimos cinco patrones.

Las semanas cotizadas de periodos anteriores a 1982 y 1986 para trabajadores eventuales se encuentran en archivos documentales. El reporte sobre dichos periodos debe ser solicitado de forma presencial en las subdelegaciones del IMSS. El trámite es gratuito.

Cómo empezar a ahorrar

En nuestro país la costumbre es gastar primero y, en el remoto caso de que sobren algunos pesos, entonces ahorrar. Eso si no se atraviesa el cine con los amigos, el cigarro de la tarde y las propinas. ¿Seguirías siendo tan espléndido si te dijéramos que esos gastos hormiga significan para tu bolsillo una pérdida de hasta 16,000 pesos anuales?

De acuerdo con la Condusef esos gastos `invisibles´representan dicho monto. Para seguir con los datos, veamos lo que la UNAM y Banamex descubrieron en su estudio Cultura financiera de los jóvenes en México, publicado en junio de 2014:

  • El 61% vive con sus padres.
  • En 56% de los casos, los padres son quienes toman las decisiones financieras.
  • Para 35% de estos jóvenes, los progenitores son su principal fuente de ingreso.
  • Solo 46% lleva un registro de su manejo financiero, en su mayoría mujeres.
  • ¡Ah, pero eso sí! El 47% de ellos tiene como meta comprar su propia casa en los próximos 8 años.

¿Cómo lograrlo frente a un panorama así? El primero paso, sin duda, es salir de la famosa zona de confort; el segundo es tener un empleo; el tercero –para quienes ya lo tienen— es saber administrar el sueldo. Y es que no debes de ser un gran generador de riqueza para poder ahorrar y algún día conseguir tu independencia, nuestros consejos te servirán para que empieces a alcanzar tu meta a partir de hoy.

La morralla sí cuenta

Limitar los antojos y poner un tope a las propinas que repartimos por doquiera nos permitirá salvar ese poquito de dinero que creemos no vale la pena ahorrar pero que, al sumarlo, genera una cantidad suficiente para dar el primer paso hacia tu propio hogar.

En opinión de Sonia Sánchez-Escuer, especialista en finanzas personales, para evitar el círculo vicioso de solo gastar y nunca tener para el ahorro, la clave está en considerar el ahorro como parte de nuestro gasto, es decir, destinar cierta cantidad de nuestros ingresos para `hacer el cochinito´, así como separamos el dinero para la televisión de paga, o para pagar el celular. Tan sencillo como eso.

“En el ahorro lo que más cuenta es la constancia, no la cantidad”, afirma. Todo el mundo tiene meses más complicados que otros, pero cuando esto pasa, lo único que hay que hacer es echar menos a la alcancía, pero no abandonar el hábito. Eso sí, en los tiempos de bonanza, también es recomendable destinar más a la reserva.

Otro buen consejos es hacer el reto de la botella, que consiste en guardar dentro de este recipiente de plástico todas las monedas de 10 pesos que lleguen a tus manos. Seguro recordarás que esta idea se viralizó en redes sociales, pero sabías que algunos de los motivados ahorradores lograron juntar, en una botella de dos litros y medio 10,300 pesos.

El ahorro ¿privilegio de millonarios?

A veces nos empeñamos en creer que solo los ricos pueden ahorrar pero ¿qué hay del otro lado de la moneda? Los sueldos millonarios de las estrellas e incluso de algunos hombres de negocios también ocasionan deudas inmensas o la ruina económica. La razón de esto es simple: no sirve de nada ganar muchísimo dinero, si no sabes mantenerlo en tu bolsillo. Un consejo bastante útil para contrarrestar esto es hacer un presupuesto.

El presupuesto topado es el más sencillo de llevar y básicamente consiste en definir cuánto gastarás en ciertos rubros y encontrar la manera de sujetarse a ese plan. Esta medida no solo ofrece una meta que alcanzar, sino que también permite identificar las fugas, así como los disparadores que te hacen gastar de más.

5 pasos para empezar a ahorrar hoy

1. Tienes que creer que puedes.

2. Empieza con poco. Guarda solo la cantidad de dinero que puedas.

3. Ponte un objetivo que esté realmente alineado con lo que deseas, no a lo que dictan los demás.

4. Que no te duela: ojos que no ven, cartera que no siente. Planea la cantidad que destinarás para ahorro, métela sin mirar atrás y olvídate de ella.

5. No abandones, haz de esto una cadena sin fin. Si tienes un imprevisto y usas el guardadito, retoma el ahorro al siguiente día.

Volver a página anterior
× ¡Hola! - ¿En qué podemos ayudarle?