Un festín se aproxima… Mesas con una amplia variedad de platillos llenos de colores, sabores, tradición, grasas, azúcares y sodio. Tanta delicia, tenía que tener consecuencias, sin embargo en esta nota veremos tres ideas para festejar el 15 de septiembre de manera saludable.

Es un día único en el que podemos darnos lujo de probar la tradicional comida mexicana, solo que hay que hacerlo consciente y responsablemente, y que mejor manera que reducir calorías sin perder el sabor experimentando en la cocina. Si organizas una noche mexicana con tu familia, ofrece algo delicioso y a la vez saludable. A estas alturas, seguramente sabrás que lo saludable no esta peleado con lo sano.

Pozole

pozole

Un plato rendidor y completo al que se le pueden hacer giros gastronómicos muy interesantes. La receta original (y que en lo personal me revuelve el estómago de solo verlo y me rehúso a probarlo) contiene entre sus ingredientes estelares ¡una cabeza de cerdo completa! Según las abuelas y puristas del pozole, el lo que le da sabor. Lo que realmente aporta, es una cantidad inconmensurable de grasa y una presentación un tanto aterradora, al ver una cabeza de cerdo emanando de un caldero burbujeante (¡esto me ha dado una idea para Halloween!)

El giro saludable: este platillo puede ser deliciosa y nutricionalmente atractivo si hacemos uso de la creatividad. ¿Qué tal un rico pozole vegetariano con una mezcla de hongos, flores de calabaza, granos de elote y garbanzos en lugar de maíz pozolero? o ¿Qué te parecería una combinación de granos de elote azul y amarillo con trocitos de huitlacoche y pollo deshebrado? acompañado de tu salsa favorita y una o dos piezas de tostadas horneadas y sin olvidarnos de la guarnición: lechuga, rábanos y orégano.

Las típicas “garnachas”

pambazo

Tacos, tortas, tamales y anexos como pambazos, memelas, chalupas, flautas, gorditas, entre otros manjares son ricos en Vitamina T. Y hay personas que en este tipo de eventos los consumen como si no hubiera un mañana. Para la elaboración de esta delicia culinaria, se emplean grandes cantidades de aceite, y por “conveniencia”, el aceite que se utiliza para su elaboración se usa una y otra vez, generando radicales libres que dañan las arterias.

El giro saludable: se trata de enaltecer las raíces y tradiciones mexicanas, entonces hagámoslo, usando el muy mexicano comal. Sobre este disco de acero podemos asar quesadillas y otros alimentos elaborados con masa que originalmente se cocinaban sumergiéndolos en aceite a borbotones. También en mezcla de masa podemos añadir fibra y proteína, en forma de linaza molida, salvado de trigo, puré de garbanzos o chía. Y en a los cuanto rellenos, utiliza carnes magras y verduras asadas.

Mole y arroz

mole

El mole es uno de los platillos más representativos de México. La gran cantidad de ingredientes y sabores dulces, picantes y salados, se mezclan dando como resultado una pasta deliciosa y única que baña una pieza de pollo y su compañero ideal, un porción de arroz rojo.

El giro saludable: la porción recomendada de mole son 3 cucharadas. “Ni para tapar una muela”, diría mi abuelo que es de muy buen comer. Podemos reducir calorías, utilizando chocolate amargo o semi amargo sin azúcar, sin pan frito y mezclando chiles secos propios del mole. Y en cuanto al arroz, innova y prepara un delicioso “maestro del engaño”, me refiero al arroz de coliflor.

Recuerda: ningún alimento es malo, lo malo son los excesos. Disfruta de una saludable noche mexicana teniendo en cuenta esto: moderación, autocontrol y sentido común. Degusta los alimentos, disfruta cada bocado y elije las mejores opciones, nutricionalmente hablando y te invito a probar algo diferente sin dejara a un lado las tradiciones.

Volver a página anterior