Las fiestas decembrinas son una oportunidad para ambientar y decorar el hogar con motivos que fomenten la unión. La casa se transforma en punto de reunión de familiares y amigos. Y su decoración suele ser un pretexto ideal para una actividad con los hijos o la pareja. Sin embargo, ¿cuáles son las tendencias para estas fiestas?

El estudio internacional Manuel Torres Design, con sede en Barcelona, Sevilla y México, se dio a la tarea de investigar cuales son las tendencias para esta temporada navideña, a continuación presentamos el resultado, el cuan está resumido en cinco bloques, recomendaciones que invitan a arriesgarse a tener una navidad diferente.

1. El espacio es el protagonista: Minimalismo y acentos de Luz. Se caracteriza por la extrema simplicidad de sus formas, líneas puras, espacios despejados y colores neutros, en un ambiente con equilibrio y armonía. Un diseño minimalista siempre expresa modernidad y vanguardia. Para lograrlo se le debe dar protagonismo al espacio más que al objeto.

Más allá de las tradicionales series navideñas, el uso de acentos de luz en una decoración decembrina  no sólo viste e ilumina, sino que puede dar volumen, profundidad y personalidad a los espacios.  Ejemplo: una escultura de neón o luces focalizadas que destaquen una estatua o una pintura. La luz dirige la mirada y guía el camino de la vista.

2. Modernidad: Geometría y vanguardia. Esta tendencia es muy visual, y podemos adaptarla a cualquier espacio o mueble de nuestra casa, es fácil que “invada” paredes, suelos y techos, ya que con una simple sucesión de formas se pueden conseguir buenos resultados. Utilizar esferas, elementos de decoración navideños con formas geométricas es una variante en interiorismo que aporta modernidad.

La vanguardia se define como algo novedoso que sentará las bases del desarrollo en el futuro; supone una renovación de formas y contenidos. Aporta modernidad, tecnología y sobre todo comodidad en el hogar, con espacios amplios y luminosos, a través de  líneas sencillas y formas simples.

3. Calidez, elegancia y lujo a través del color. Detalles escarlatas, monocromático o tonos metálicos.
En Navidad, el escarlata suele estar presente en todas partes, es un color que demuestra pasión, amor y está ligado con los impulsos. Si se utiliza en pequeños detalles brinda gran calidez, aunque no es recomendable su uso como color general en zonas de descanso. En nuestro hogar lo ideal es  hacer una decoración navideña sin excesos.

Una de las tendencias es el blanco y el negro para la decoración navideña. Este estilo monocromático otorga una cierta elegancia al hogar, y es una de las tonalidades más típicas del invierno. Para crear este tipo de decoración  es fundamental utilizar diversas texturas para que el diseño no se vuelva monótono.
Los acabados metalizados, aportan multitud de posibilidades al interiorismo. Los diseños basados en esta tendencia se adaptan al entorno como punto de atención.  Aporta valor y calidad de lujo.  Las piezas en acabado de metal (pueden ser de plástico) da un toque fresco.

4. Amigable con el medio ambiente: Sostenibilidad y orgánico. Se combina el pensamiento ecológico con el diseño de interiores en busca de la utilización de materiales naturales, productos amigables con el medio ambiente, la reutilización de productos, volver a los procesos y métodos artesanales, a lo hecho a mano.

El diseño orgánico se aleja del convencionalismo para acercarse a una obra escultural, que aporta un intenso torrente estético. Se busca liberar la forma y eliminar todo lo innecesario para dar lugar a un diseño sencillo y de formas cautivadoras.  Se basa en un enfoque humanista del diseño, la interconexión y el espíritu de la naturaleza son la base, las curvas suaves y sinuosas frente al geometrismo y la línea.

5. Estatus: Personalización, diseño de autor, vanguardia y ecléctico. La personalización busca que el usuario tenga poder de decisión sobre el producto y hacerlo a su gusto, esto crea un vínculo emocional al adquirir un objeto diseñado específicamente para él.

Con el diseño de autor se adquiere la visión del diseñador para resolver las necesidades de las personas mediante la manifestación de su estilo e inspiración.  Comunica identidad, tanto de la marca, como del diseñador. El ecléctico se asocia a los estilos decorativos “personales”, es decir, los que no siguen un patrón claramente definible para nadie, más que para su autor. Lo importante es lograr juntar elementos realmente diferentes y que realicen una armonía perfecta.

Estas recomendaciones, si se utilizan de forma adecuada, ayudarán a crear espacios distintos, modernos y atrevidos, siempre con la calidez de la temporada navideña.

Volver a página anterior