La iluminación es uno de los elementos clave en la decoración de cualquier lugar,  de ella depende que la arquitectura resalte o pase desapercibida.  Si no se utiliza adecuadamente, puede convertirse en un verdadero problema que se verá reflejado en el aspecto del lugar y en el recibo de consumo eléctrico.

Diederichsen director general de la firma Luz en Arquitectura, nos dice cómo sacarle provecho a tu espacio de forma creativa y con ahorro eficiente.

Antes de elegir tu sistema de iluminación, considera los siguientes aspectos:

1. Toma en cuenta la vista que proyecta la arquitectura, proporciones en plantas, alzados y tipos de materiales.

2. Define el uso que tendrá para saber el tipo, la cantidad y la ubicación de luz que requieres.

3. Piensa en los usuarios para decidir el tipo de luz y el control que tendrá el lugar, de acuerdo a la edad, cultura, frecuencia de uso, etc.

Arquetipos luminosos

Kai considera que es más habitable un espacio con entradas de luz natural que un lugar iluminado solamente de forma artiï¬Âcial. En cualquiera de los dos tipos, debes tener cuidado con el deslumbramiento, el calor y la radiación UV para no generar incomodidades.

La luz cálida va muy bien para lugares acogedores y personales, neutra para sitios frescos y limpios, o fría para espacios dinámicos y eficientes. Por ejemplo, para el hogar se recomienda usar luz cálida y atenuable para generar un ambiente confortable, pero hay puntos específicos que necesitan sobresalir con luz más ambiental y serena, como obras de arte, muebles o remates visuales.

En espacios como la cocina o el baño, procura que la luz resalte el color predominante, puede ser instalando varios puntos de luz en el techo en lugar de un solo dispositivo para todo el lugar. También puedes colocar luminarias en la parte superior y en los costados del espejo.

Para una oficina que busca ser un lugar de bienestar, se recomienda hacer un equilibrio entre el color del espacio, la comodidad del mobiliario y la regulación de luz natural y artificial. Evita la escasez de iluminación, puedes entorpecer la capacidad visual de los usuarios y afectar el rendimiento laboral.

Procura tener el mayor paso de luz natural a través de ventanales, puertas o tragaluces, así lograrás un ahorro eficiente de energía, estimular la productividad y la comunicación entre los trabajadores.

Si es un lugar de comercio, es importante instalar luminarias que enfoquen el producto para hacerlo visible, siempre y cuando la intensidad y el calor sea moderado. Además, los colores del comercio y la iluminación deben proyectar la personalidad del lugar.

Cuando se busca que la arquitectura sea el elemento principal de la decoración, se recomienda elegir luminarias con menor presencia física para no desviar la atención.

Ahorra energía

El uso eficiente de energía se puede volver un dolor de cabeza si no la administras con moderación. La solución es idear una estrategia que te permita tener únicamente la cantidad de luz necesaria.

Utiliza fuentes eficientes y procura usar la tecnología más nueva que esté disponible, no siempre son leds. Los reguladores de intensidad luminosa también son una excelente herramienta, no sólo te ayudan a ahorrar energía, también a jugar con la intensidad de la luz y crear ambientes diferentes.

“El foco que más ahorra es el que está apagado” y por eso es importante los controles de iluminación. Si atenúas la luz eléctrica cuando hay luz natural o si la apagas en espacios sin uso, lograrás ahorrar hasta un 70%.

Trata de aprovechar la mayor cantidad de luz natural, utiliza colores claros en paredes, techos o pisos, y distribuye la ubicación de las luminarias para iluminar más con menos.

Apaga la luz sin levantarte

La gama de sistemas de iluminación en el mercado es muy variada, desde los más básicos hasta los más inteligentes que facilitan el trabajo y el ahorro energético.

Por ejemplo, el sistema domótico creado por la empresa Delta Dore, es ideal para el hogar porque permite manipular la luz con un control sin necesidad de levantarte. La marca Philips también cuenta con luminarias que pueden ser controladas desde un celular sin depender de una conexión a internet.

“La luz hace el espacio y las sombras la profundidad. La iluminación determina la vivencia del espacio y de la arquitectura. Es como en la música: son las notas en orden, en ritmo y en armonía las que pueden producirla. Sin orden, sin pausas, sin énfasis, sin silencios, solamente sería ruido. Así la iluminación es como música para el espacio” asegura el director de la firma.

Volver a página anterior