Ya estamos muy próximos a la época navideña, temporada en la que sale a flote nuestra “generosidad” para hacer regalos, aunque en ocasiones tenga un alto precio para nuestra cartera.

Es común que exista la creencia de que el gasto es proporcional al afecto cuando nada tienen que ver. Podemos hacer regalos que verdaderamente muestren nuestro cariño y sean apreciados, sin que implique un derroche que nos haga recordarlos el resto del año por ser una carga para nuestras finanzas.

“Para evitar los costosos derroches económicos lo primero es entender qué es en realidad un regalo, principalmente de Navidad: es una atención para agradecer algo que hicieron por ti en el año, para mostrar afecto o lealtad y en términos de etiqueta es importante evitar obsequios en los que la gente sepa cuánto costo, que no es lo relevante”, explica Renata Roa, consultora en Imagen Pública y Comunicación Facial.

Sabemos que en esta temporada queremos regalar a todos, pero debe hacerse con un presupuesto claro y buscar alternativas que representen ahorros ¿Cómo podemos lograrlo?:

1.- Establece un monto global realista para los regalos. Posiblemente queramos tener una larga lista o quedar bien con todos, pero los obsequios se tratan más de la intención de dar y compartir, que simplemente “apantallar” con recursos que no contamos.

2.- Haz una lista de todas las personas que te gustaría darles un regalo y divídelas en:

• Regalos prioritarios y en los que pienses invertir más.

• Detalles para tener una atención y mostrar que tienes presentes a las personas.

En la primera categoría puede estar la familia o los amigos, compromisos importantes con algún jefe o cliente. Es importante establecer un monto por persona para que hagas un ajuste de los gastos.

3.- Piensa realmente en los gustos y estilo de vida de las personas. Valorarán más algo que refleje que tomaste tiempo en escoger, refleje que los escuchas o los conoces, que algo costoso. “Si a alguien muy deportista le regalas una canasta con bebidas alcohólicas, sea cliente o familiar, será un gasto inútil que lejos de gustar puede molestar”, ejemplifica Renata Roa.

4.- Busca opciones con tiempo. La improvisación incrementa el gasto en regalos porque adquirimos lo que nos encontramos sin reflexionar mucho o vamos a comprar en los últimos días cuando todo ya está escogido. Internet puede ser tu aliado porque aparte de tener el catálogo más amplio, puedes comparar precios antes de adquirir algo o incluso encontrar presentes que no se te hubieran ocurrido.

5.- Acompaña cada regalo con una nota escrita a mano y un mensaje personal. Es un detalle que aumenta el valor del regalo, recomienda la especialista en imagen pública.

6.- Si tienes una familia grande opta por intercambios en lugar de dar regalos a cada persona. Pueden fijar un monto y que la mecánica sea escoger entre una lista de opciones más una sorpresa pequeña, para que sea del gusto de todos y tenga algo personal.

Opciones

Experiencias y “vale por”. Los regalos no siempre tienen que ser objetos: una clase de chocolatería, de cata de vinos, una sesión de un deporte extremo o incluso un vale por algo que puedas hacer por los demás (cuidar a los niños de tu hermana un viernes, un manicure a tus amigos, desayuno en la cama un domingo o hasta lavar el coche de tu cuate) pueden ser bien recibidos y en algunos casos hasta de bajo costo.

Hechos con amor. Desde los clásicos muñecos de jengibre o los muy de moda cupcakes en una charola de pewter, hasta especias exóticas en botes decorados por ti, puedes tener muchas alternativas tanto comestibles como de manualidades que califiquen como buenos regalos.

Kits “apapachadores”. A nadie le caen mal unas cremas, aceites, burbujas y jabones perfumados, pero también ¿por qué no? Un kit orgánico para afeitar para los hombres.

Verde serás. Las plantas pueden ser regalos económicos, sustentables y que hagan que te tengan presentes en su hogar todo el año. Busca viveros accesibles en precios y añade una nota de los cuidados.

Por mayoreo. Si quieres dar un regalo individual a todos los integrantes de la familia, a amigos o incluso colegas, una buena opción es elegir un mismo artículo para todos y comprar por mayoreo para reducir costos. Algunos ejemplos pueden ser canastas de mermeladas orgánicas, pantuflas de figuras, pashminas para las mujeres o velas aromáticas.

De barata. Hacer la lista de regalos con incluso meses de anticipación puede ser útil porque puedes aprovechar promociones previas al fin de año, esto hará que el golpe no sea tan duro para tu bolsillo.

Quienes tienen un presupuesto verdaderamente reducido y mucha confianza con algunas personas no tan susceptibles incluso pueden optar por hacer una linda tarjeta con un vale por un regalo que comprarán en enero.

Volver a página anterior