Una de las partes más emocionantes de una casa nueva es cómo vas a decorar y arreglarla para que refleje tu estilo y responda a tus necesidades. Pero no podemos empezar a escoger acabados del baño o muebles de cocina sin entender cuánto vamos a gastar en esta etapa de convertirse en dueño.

De hecho, un gravísimo error en el proceso de compra de una propiedad es no tener cierta claridad del costo que implicará arreglarla, si es una propiedad usada, o terminarla, si es nueva y te la entregarán en obra gris, por ejemplo.

Aquí algunas respuestas a preguntas que todos tenemos en cuanto a la decoración, el interiorismo y sus costos.

¿Hay una relación entre el valor de mi propiedad y lo que quiero invertir en decoración?

No. No porque tu propiedad valga un millón de pesos solo debes gastar una cantidad estipulada en interiores. Pero sí hay una relación entre la localización de la propiedad y el gasto, sobre todo cuando la propiedad es para rentarla o venderla después.

Si compras un departamento de un millón de pesos y le quieres invertir un millón de pesos en mármoles, lámparas de diseño y una cocina alemana porque vas a vivir ahí y tienes el dinero, adelante, ¡disfrútalo! Si tu visión es la de inversionista, entonces, “piensa en la zona en la que estás y el público a quien puedes vender o rentar el departamento después”, dice Etel Garcidueñas, arquitecta y socia del despacho PAE Interiores.

Si el inmueble está en una zona residencial de nivel medio alto, es posible que sí te paguen un extra en la renta por tener ciertos acabados, muebles, baños y cocina, pero no olvides que al final la renta está relacionada por el mercado y la zona, no por el contenido e interiorismo de la propiedad.

¿Un buen diseño de interiores no ayuda a mi propiedad?

Sí, sobre todo si tú vivirás en ella y lo que estás haciendo es construir el hogar que quieres. En el caso de que seas inversionista, también ayuda a subir en un porcentaje la renta, pero quizá no lo suficiente para pagar mármoles italianos, explica Etel.

¿Entonces cuánto debo contemplar para decorar?

Si va a ser tu casa, el límite será tu presupuesto y capacidad de pago. Para que te des una idea, en el mercado existen, por ejemplo, WC suizos que cuestan 150,000 pesos sin incluir los costos de instalación.

Según Alexandra Villamizar, gerente de Hausnatur, empresa de remodelación total o parcial para la mejora de espacios, un proyecto sencillo para un departamento en la colonia Narvarte en la Ciudad de México de unos 70 metros cuadrados puede costar 100,000 pesos si se utilizan materiales de importación, y puede bajar el costo a 60,000 pesos si se utilizan materiales nacionales.

Un cálculo que tienen en Hausnatur que puede ayudarte a tener un panorama más claro de cuánto vas a necesitar es que aproximadamente podrás gastar 30,000 pesos por habitación dentro de la propiedad.

No puedo pagar toda la remodelación de una sola vez, ¿qué hago?

Ve cuarto por cuarto y empieza por los puntos focales de la propiedad, recomiendan Alexandra y Etel. Lo primero sería arreglar baños y cocina. Esto aplica si vas a vivir la propiedad o si la adquiriste como inversión. Estos dos espacios son también los más caros, dice Etel, por lo que es importante que entiendas que, después de ellos, el resto de las habitaciones serán un poco más económicas. Y por esto -añade-, es muy importante que cuando estás en el proceso de buscar propiedad te fijes mucho en la cocina y los baños.

¿Cómo me cobran los proyectos de interiorismo?

Hay dos formas, dice Alexandra, ya sea por las horas hombre que implica el proyecto o un porcentaje que normalmente va de 3 a 5% de la obra.

¿Qué hago entonces para iniciar mi proyecto?

La recomendación de Alexandra de Hausnatur es que tengas claro la cantidad de dinero que tienes disponible para iniciar tu proyecto, que sepas qué es lo que quieres y cómo lo quieres.

Recuerda que puedes empezar una o dos habitaciones y dejar el proyecto hasta que vuelvas a reunir el dinero para renovar otro espacio. Parte de lo que hacen las arquitectas y decoradoras es que adaptan el proyecto a tu capacidad financiera y tus necesidades, dice Etel.

Volver a página anterior