Las bacterias se encuentran presentes en nuestro cuerpo de forma externa e interna, y también en todos los artículos, lugares y superficies de tu casa. Te diremos cuáles son los objetos más sucios que tienes en el hogar, e igualmente te damos algunos consejos para que puedas eliminar de ellos los gérmenes y bacterias.

1. Esponjas de cocina Paradójicamente estos objetos que sirven para limpiar, son de lo más sucio y lleno de gérmenes que puedes encontrar en tu hogar. Se han estudiado las bacterias que portan estas esponjas, entre las que destacan E.coli, salmonela y el virus que causa la gripa. El material húmedo es también un caldo de cultivo para el moho. Con cada paso de la esponja por tu cocina, podrías estar pasando el virus de mugre por todo el lugar.

¿Cómo limpiarla? Después de cada uso, enjuaga la esponja en agua caliente, escúrrela y déjala secar en un plato en un lugar ventilado. Cambia tus esponjas una vez cada dos o tres semanas.

2. Fregadero de cocina Esta zona normalmente alberga a más de 500,000 bacterias. Diez veces la cantidad que normalmente puedes encontrar en el asiento del inodoro. Ahí hay frutas crudas, verduras y los cubiertos, platos, vasos, y tablas de cortar que han estado en contacto con carne cruda que también pueden cargar con patógenos potenciales. Añade la humedad y restos de comida que fomentan el crecimiento de gérmenes, y tendrás una población total de bacterias en tu fregadero.

¿Cómo limpiarlo? Un par de veces a la semana, y después de preparar alimentos crudos, moja el fregadero y fríegalo con un cepillo de limpieza para deshacerte de las bacterias que se adhieren a la superficie. Presta especial atención a las zonas activas de germen como el drenaje y eliminación de basura. Rocía el grifo, lavabo, y tu cepillo con un cuarto de taza de cloro y un litro de peróxido de hidrógeno.

3. Cepillo de dientes Todos los días depositas gérmenes bucales en tu cepillo de dientes. Luego lo dejas secar en un baño húmedo, posiblemente a través de la taza del baño, las cerdas pueden contaminarse con las bacterias del aire liberados con cada descarga.

¿Cómo limpiarlo? Procura tener alejados tus cepillos de la taza de baño, y baja la tapa de ésta con cada descarga. Cambia tus cepillos cada dos o tres meses.

4. Aparatos electrónicos Aparatos como controles de la tv, dvd, computadoras y tabletas son manejados por toda la familia y rara vez son limpiados adecuadamente. Un solo dispositivo puede contener miles de bacterias parecidas a las que encuentras en tus esponjas de cocina. Si eres de los que come con estos objetos en la mano, estás dejando aceites, migajas y otros alimentos que se adhieren a los aparatos y así estas bacterias comienzan a desarrollarse.

¿Cómo limpiarlos? Lo más recomendable es que aparatos como controles tengan una cubierta de plástico, así evitas que las bacterias se adhieran y será más fácil para ti limpiar con un trapo húmedo estos objetos. En el caso de smartphones, tabletas y computadoras, es óptimo que una vez por semana los limpies con toallas desinfectantes.

5. Alfombras La alfombra que se encuentra en tu sala o recámara y donde todo el mundo se sienta o acuesta (como tus hijos o tu mascota) puede contener hasta 200,000 bacterias por pulgada cuadrada, como el estafilococo que causa infecciones de la piel, y se encuentran en las fibras de la alfombra. Las células de la piel, las partículas de alimentos, polen, caspa de mascotas y que se acumulan en las alfombras sirven como una mezcla heterogénea de gérmenes.

¿Cómo limpiarla? Aspira tu alfombra cada semana, tállala con el cepillo batidor. Luego, rocíala con un producto desinfectante de tela, estos productos los encuentras en tiedas de autoservicio. Al menos una vez al año, contrata a una empresa para hacer limpieza profunda con vapor.

6. Toallas de baño Cuando las toallas permanecen húmedas durante 20 minutos o más, el moho y las bacterias prosperan y se reproducen. Cada vez que se vuelve a utilizar una toalla manchada, puedes estar aumentando tus probabilidades de desarrollar (o agravar) alergias y erupciones cutáneas.

¿Cómo limpiarlas? Luego de usar una toalla, asegúrate de colocarla en un ambiente al aire libre donde pueda secarse, evita secarla en el interior de tu hogar. Después de tres o cuatro usos, coloca las toallas en agua caliente y usa blanqueador. Es aconsejable cambiar estos objetos cada que sea necesario.

7. Tu bolso La mayoría de los bolsos tienen decenas de miles de bacterias en la parte tan sólo en la parte inferior. Cuando se tiene en cuenta todos los lugares en los cuales has colocado tu bolso, imagina la cantidad de suciedad que guarda.

¿Cómo limpiarlo? Si tu bolso es de tela, consigue un aerosol desinfectante o lávalos ya sea a mano o máquina. Si son de materiales plásticos, límpialos con toallitas desinfectantes. Trata de colgar siempre tus bolsos en ganchos y evita que toquen muchas superficies, sobre todo cuando sales de casa.

Volver a página anterior