Durante la etapa de gestación ocurren cambios significativos en el cuerpo de las mamás. Aumento de peso, menor movilidad y flexibilidad son algunos de ellos. Es por eso que te sugerimos tener el mobiliario clave para esta etapa de vida.

1. Ergonómicos

La mayoría de las embarazadas percibirá algún dolor muscular, óseo o articular, generalmente a partir de la semana 14, pues es cuando comienza a sentirse el peso extra del bebé.

Una de las molestias más frecuentes es el dolor lumbar. Según diversos estudios de fisioterapia hasta un 50% de las mujeres experimenta molestias en esta zona. De ahí la relevancia de tener por lo menos un sillón (puede ser de una sola plaza) y una silla con características ergonómicas.

Es sencillo identificar un mueble ergonómico simplemente, debe soportar las diferentes partes de tu cuerpo de manera natural sin generarte ningún tipo de esfuerzo o tensión. Si el mueble no es ergonómico te causará problemas de comodidad y te tendrás que mover constantemente para encontrar el descanso adecuado.

El cuerpo no debe resbalar por el asiento, el mueble tampoco debe provocar que se duerma alguna extremidad. El respaldo debe ser lo suficientemente alto para dar soporte a los hombros y la nuca.

2. Almohadas multifuncionales

Encontrar la posición adecuada para descansar será más complicado conforme avance el embarazo, para disminuir esta molestia existen accesorios como las almohadas multifuncionales que dan soporte a la espalda, abdomen y entrepiernas.

3. Muebles smart

Una excelente opción durante el embarazo son los muebles inteligentes, especialmente diseñados para facilitar diversas tareas del hogar. Estos muebles tienen la virtud de ser ligeros y usar tecnología que facilita el desplazamiento, el almacenamiento y la limpieza.

Estos muebles deben tener como característica principal su ligereza, por lo que las maderas robustas o metales quedan descartados. Muchos de ellos cuentan con ruedas en la parte final para facilitar el desplazamiento, cuentan con carriles de movilidad internos o sistemas de pistones que soporten su propio peso, como algunas camas plegables que requiere de la fuerza de un solo dedo para ser levantadas.

4. La cama

Por otro lado, un buen colchón ortopédico, puede ayudarte a lograr el descanso que necesitas por las noches y recuperarte de la incomodidad sufrida durante en día.

No necesariamente debes cambiar el mobiliario actual de tu casa, también puedes hacer pequeños ajustes a lo que ya existe.

Por ejemplo, a la hora de dormir, es importante que si estás sufriendo de acidez, tu cama esté elevada diez centímetros del lado de la cabecera para que quede en diagonal. Una cama elevada por uno de sus extremos también te puede ayudar a mantener los pies en alto para aminorar la hinchazón.

5. Mesas

Todas las mesas que uses para apoyarte al cocinar, doblar ropa o hacer trabajo de oficina en casa, deben estar a la altura del ombligo para no sobre cargar el cuello y la zona lumbar.

6. Sillas

Es importante que tu espalda logre estar completamente recargada en el respaldo y que tus pies toquen el piso. Es ideal tener por lo menos una silla de altura ajustable y ergonómica, la cual puedas transportar por la casa.

Te recomendamos tener una silla mecedora o un reclinable que permita mantener en alto los pies y dormir siestas sin sufrir reflujo.

Si te encuentras en los primeros meses de embarazo y no cuentas con mobiliario adecuado para ayudarte a sobrellevar mejor las molestias naturales del embarazo, es momento de que pongas manos a la obra para conseguir que el mobiliario funcione de acuerdo a tus necesidades y no que tú te adaptes al mueble.

Volver a página anterior