Finalmente das el salto de rentar a comprar un inmueble y te vuleves dueño primerizo, la emoción no se hace esperar y tienes mil planes para tu nuevo hogar. Sin embargo, debes tener cuidado y no perder la cabeza o cometer errores que pueden poner en peligro tu patrimonio.

Por eso proponemos 6 consejos para quienes son dueños por primera vez.

1 No gastres de más en muebles y remodelación

Justo acabas de entregar una gran parte de tu capital para el pago inicial de tu nuevo hogar, más los gastos de mudanza. El dinero es escaso para la mayoría de los dueños de casa por primera vez, pues tus gastos mensuales son a menudo más altos gracias a nuevos que vienen con la propiedad de la vivienda, tales como recibos de agua y basura, y el seguro adicional.

Es normal que al ver tu casa vacía quieras llenarla de muebles nuevos y bonitos, pero es preferible que vayas amueblando y decorando poco a poco, de acuerdo a tus posibilidades monetarias.

2 No ignores aquello que necesite mantenimiento urgente

Cuando eres inquilino de un inmueble, muchas veces las reparaciones no corren por tu cuenta pero, al ser dueño de tu vivienda, tú eres responsable de todo tipo de desperfectos y reparaciones urgentes. Revisa que todo en tu nueva casa marche bien y asegúrate de realizar el mantenimiento necesario.

3 Contrata gente especializada para instalar o reparar

Aún cuando quieras ahorrar dinero realizando reparaciones o instalaciones tú mismo, si no eres un profesional y no estás seguro de lo que estás haciendo, es mejor contratar gente calificada que sabes hará el mejor trabajo para tu hogar. No escatimes en estos gastos ni pongas en riesgo tu vivienda.

4 Guarda recibos y notas de mejoras que tiene tu hogar

Una vez que busques vender este inmueble, todos los recibos de gastos e inversión que hiciste, te ayudarán a aumentar la plusvalía de la casa, ya que verán que cuenta con reparaciones y otras composturas que harán de tu hogar un lugar mejor ofertado.

5 No confundas reparación con mejora

El IRS considera reparaciones a, ser parte integrante de la propiedad de la vivienda. Las reparaciones son asuntos urgentes y necesarios, las mejoras son remodelaciones. No te engañes a ti mismo pensando que está bien gastar dinero en algo porque es una reparación, cuando en realidad sólo es una mejora.

6 Debes estar propiamente asegurado

Cuando se adquiere una propiedad por primera vez, es importante que inviertas en un seguro de vivienda pues así puedes estar más tranquilo y sabrás que ante cualquier accidente, no corres el riesgo de perder tu patrimonio. Es recomendable también tener un seguro de vida, en caso de si en algún momento llegas a faltar, tus familiares no tengan que seguir pagando la deuda de tu crédito. E incluso, un seguro de incapacidad que te cubra del pago del inmueble en caso de accidentes graves que te dejen incapacitado para trabajar.

Volver a página anterior