Si ya firmaste tu crédito hipotecario y has comenzado el camino para formar un patrimonio, debes saber que puedes tener beneficios adicionales por tu hipoteca.

Aprovéchalos y maximiza tu inversión. 

1. Las mensualidades de tu crédito hipotecario son deducibles de impuestos, por lo que debes solicitar al banco, al inicio de cada año, la constancia de deducibilidad. Este punto aplica tanto para crédito bancarios como para los otorgados por Infonavit y Fovissste.

2. Puedes reducir considerablemente los intereses haciendo aportaciones a capital. Esto es especialmente útil durante los cinco primeros años de tu crédito. No importa si no cuentas con grandes cantidades de dinero, aunque tus aportaciones sean pequeñas te traerán grandes beneficios.

Investiga en la institución financiera las políticas de aportaciones voluntarias. Hay algunas que solo permiten pagos por un monto similar al mensual, pero en Infonavit puedes hacerlo desde un peso, por ejemplo.

3. Tu hipoteca cuenta con un seguro de vida. Así que no olvides hacer tu testamento, donde indiques quiénes van a ser los beneficiaros de la propiedad. De esta manera quienes más quieres estarán protegidos en los peores momentos.

4. Puedes vender tu casa aun cuando tengas una hipoteca vigente. Únicamente deberás solicitar al banco con el que tramitaste el crédito tu carta saldo con la fecha en la que deseas vender.

Esto te permite adquirir una nueva propiedad, que se ajuste a tu momento de vida.

5. Una vez que termines de pagar tu crédito, no olvides acudir a la notaría para cancelar la hipoteca. Este proceso es sumamente importante, pues con él finalizas la compra y legalmente serás el dueño.

6. Recuerda que aproximadamente entre 4 y 6 meses después de firmar tus escrituras podrás ir por el original a la notaría donde realizaste el trámite.

Volver a página anterior