Los ambientes y climas húmedos provocan la llegada de muchos insectos que, aunque lucen inofensivos, tanto ellos como sus picaduras suelen ser demasiado molestos. Usar aerosoles para matarlos es poco ecológico y andar tras cada uno de ellos, imposible. Por eso, te ofrecemos una alternativa natural, decorativa y comestible (en algunos casos) para alejar a los insectos voladores de tu hogar.

Melisa o Toronjil

Su aroma de limón tan pronunciado recuerda a la citronela (pero la melisa o toronjil es más apetecible al sentido del olfato). Este olor es altamente desagradable para los insectos.

Lavanda

Podrás disfrutar del olor celestial que desprende este arbusto, pero ten por seguro que los insectos sufrirán. Te recomendamos plantar lavandín, ya que tiene una alta concentración de alcanfor, esta mezcla de olores es letal para los mosquitos.

Albahaca

Tener esta planta aromática en tu cocina, jardín, azotea o balcón es matar dos pájaros de un tiro, ya que puedes usar la albahaca para cocinar tus recetas italianas favoritas, pero también estás ahuyentando a los insectos. Su olor es tan fuerte y desagradable para estos amigos voladores que, no querrán acercarse a tu propiedad.

Menta de gato

Aunque los felinos aman frotarse contra esta planta, los mosquitos odian la menta de gato, conocida también como catnip.

Menta

Esta planta aromática tiene múltiples propiedades. Claro que puedes usarla para prepararte un mojito y alejar a los mosquitos desagradables pero, también ayuda a calmar la comezón y enrojecimiento por picaduras de insectos (si es que alguno llegara a colarse por tu ventana en la noche).

Volver a página anterior