La variedad de carpinterías es tan amplia como la imaginación misma. Existe gran cantidad de acabados y de estilos, tanto en apariencia como en técnica y calidad, a lo que el ebanista Alfonso Marina dice, en entrevista con Metroscubicos, que “todo obedece a las tendencias”.

Es cierto. La elección del mobiliario está íntimamente ligada al estilo arquitectónico, mismo que al no ser estático requiere que sus complementos evolucionen a la par.

El artista está consciente de que las nuevas generaciones son creativas y gustan de tomar piezas clásicas y colocarlas en un interior contemporáneo. Así que en cuanto a la selección de un mueble, no hay regla, pues la arquitectura no es genérica. Basta con tener visión y buen gusto, o mejor aún, asesoría profesional, para tener resultados exitosos y sacar lo mejor del arte-objeto.

Un mueble artístico y exclusivo, debe ser valorado y cuidado por su propietario. Marina platica que erróneamente, la gente quiere preservar algo en el tiempo sin hacer lo necesario para que esto suceda. Un mueble requiere un trato digno, lo que no significa un arduo mantenimiento. “Simplemente no son muebles para pararse en ellos o para dejar un limón dos días. Esto desgasta cualquier madera, a excepción de las que reciben una ‘capota’ de laca que claro que protege, pero no es lo correcto, menos para un producto de calidad”, profundiza.

En pocas palabras, los muebles de cualquier carpintería, deben usarse para lo que son, y cuidarlos de la exposición prolongada al agua o polvo. De este modo, el maestro asegura que duran más de tres generaciones.

Estas son las 5 principales recomendaciones para cuidar tus muebles de madera:

  • Evita cambios bruscos de temperatura. Los muebles resisten mejor las temperaturas bajas. Un cambio brusco puede ser causa de grietas.
  • Luz solar. Los rayos del sol aclaran progresivamente el color del mueble, que llega a perder su aspecto natural y adquiere un tono grisáceo. Considera cortinas y persianas para proteger los muebles que estén expuestos a esta luz.
  • Nivel de humedad. Es importante mantener una humedad constante en el entorno del mueble, pues es una de las principales causas de deterioro. Provoca la aparición de hongos, tanto por la exposición a la lluvia, como al vapor interior. La caída de la pintura o el despegue de las juntas son síntomas de alerta.
  • Productos químicos. Jamás utilizar productos químicos en su limpieza. Solamente usar franelas ligeramente húmedas para limpiarlos.
  • Protección. Se pueden emplear productos fungicidas y insecticidas pigmentados que también protegen contra la acción de los rayos solares. Una pintura porosa permite la transpiración de la madera y el barniz crea una capa impermeable y protectora. Si por algún motivo sufre cualquier tipo de maltrato recurrir personas calificadas para su reparación.

La marca Alfonso Marina, tiene más de 40 años de experiencia en la ebanistería ha exportado sus piezas a países como Rusia y Egipto. Recientemente inauguró un corner en Casa Palacio, además de contar con un showroom en Bosques de Duraznos. Esta trayectoria le ha dado las herramientas necesarias para satisfacer a los clientes más exigentes, y explica lo que un verdadero conocedor debe buscar en un mueble de madera:

Calidad. Se identifica fácilmente al ver las partes ocultas de un mueble, por ejemplo, que las tapas y partes bajas de los cajones sean de madera sólida, y no de triplay o MDF.

Tuitea: La calidad de un mueble de madera se identifica en las partes ocultas. Éstas deben ser de madera sólida y no triplay

Atención al detalle. El diseño va más allá de la forma. Deben cuidarse todos los componentes, así como las uniones, el sentido de las vetas e incluso la plasticidad (juegos geométricos o cromáticos que forman texturas y patrones).

Durabilidad. El hecho de que un mueble sea caro, no es sinónimo de bueno. Para que un mueble sea resistente y se mantenga en el tiempo, no debe escatimarse en los materiales, desde la madera, los barnices y los herrajes, que por cierto, lo mejor es que todo sea ensamblado, sin elementos de fijación (o muy pocos) y sin rieles de otros materiales.

Valor agregado. Muebles hay muchos, pero a un conocedor se le satisface con algo más. Llámese innovación en el diseño, un acabado que obedezca a técnicas de alta calidad o máxima customización, como la elaboración manual de las jaladeras y otras aplicaciones.

Estética. Tiene que ser bello sin importar su estilo.

Por último, Alfonso Marina da dos recomendaciones de cómo elegir un mueble, más allá de una marca:  “primero que nada por las coincidencias del producto con el proyecto arquitectónico o diseño de interior al que va a sumarse. Y segundo la pieza tiene que tener valor por su diseño, especificaciones de construcción y ser una pieza atractiva por su belleza”, finaliza el abanista.

Volver a página anterior