Muy bien, por fin estás instalado en esa casa que te hizo pasar meses o años de búsqueda y quizá lo que menos quieras saber es algo relacionado con el tema pero, estos consejos son más sobre el cambio con éxito a la mentalidad de un dueño de casa. Así que no te desesperes y sigue leyendo.

1.- Acepta su personalidad

El buen dueño sabe que ahora él es propietario de la casa lo que significa que la decoración será a su gusto. Deja de preocuparse por los hoyos en la pared o si tiene que pintar de cierto color las paredes. Disfruta la casa que te ha ganado e imprime su personalidad en el diseño. Si no tiene mucha idea de, por dónde comenzar sabe que debe solicitar ayuda de un profesional interiorista.

2.- No ignora los problemas pequeños

Recuerda que los pequeños detalles de una casa que no arregla a tiempo, se vuelven en una avalancha de problemas (además de caros). Ahora que él se ha convertido en dueño, sabe que la responsabilidad de todos los desperfectos es suya.

3.- Acude a especialistas cuando es necesario

Cuando los problemas en instalaciones de agua, luz, pinturas etc., se presentan, no es la mejor idea que como nuevo dueño corra a las tiendas especializadas para el hogar, a menos de que sea un experto del home improvement. Por eso, no corre el riesgo de que ese hoyo en la pared quede peor o incluso de tener algún accidente, él acude a los especialistas de cada área cuando se te presenta algún imprevisto de reparación. Porque piensa que es un dinero que de todos modos terminará pagando.

4.- Inverte en mejoras a largo plazo

Sabe perfectamente que poner dinero para mejorar su casa es una inversión y no un gasto, porque si algún día decide vender esta propiedad, tendrá una plusvalía mayor. El mantenimiento periódico de una vivienda es básico porque al mismo tiempo que aumentas su valor, sabes que estás habitando en un lugar seguro.

5. Participa en la comunidad

Comprar una casa no es sólo instalarse y alejarse de la sociedad, al hacer esta adquisición el dueño se une a una comunidad. Averigua quiénes son sus vecinos, en qué eventos comunales participan y cuál es su nivel de comunicación. El dueño exitoso está conectado a su nueva colonia en todos los aspectos.

Volver a página anterior