Un estudio de tendencias tecnológicas hace referencia a las 10 profesiones que desaparecerán y otras que llegarán en los próximos años.

Adiós a 10 profesiones:

1. Empleado de alquiler de video. Ya todo está en la red y cada cual se sirve con Netflix, Cuevana, etc. Cada día es más popular el video por streaming.
2. Ensamblador. Me refiero a esas personas que ensamblan microprocesadores en teléfonos y computadores. Se cree que para 2018 el tamaño de los microchips será tan pequeño que el hombre ya no podrá hacerlo y será reemplazado por brazos robóticos, como ya sucedió con otras líneas de ensamblaje.
3. Agentes de viajes. Ya la mayoría hace sus itinerarios, reserva y paga por Internet.
4. Revelador de fotografías.
5. Cajero de banco o de supermercado. Cada día serán más sistematizados estos procesos.
6. Cartero. De cartas y documentos escritos, por su puesto, pero y de envíos. No olviden que Amazon ya anunció que va a empezar a hacer sus entregar a través de drones.
7. Empleado de call center. Así es, van a ser sustituidos por las plataformas electrónicas que, además, ya tienen reconocimiento de voz. Adiós a las diademas.
8. Oficinistas, secretarias y archivistas. desplazados por teléfonos inteligentes y todos los beneficios de la nube.
9. Community Manager. Aunque ha sido un título muy codiciado en los últimos tiempos en el mundo corporativo, se proyecta que el manejo de redes sociales será más bien una habilidad que un empleo.
10. Taxista. ¿Taxistas? Sí, en Estados Unidos se calcula que 232.000 taxistas perderán su trabajo en los próximos años, luego del anuncio de los avances de Google en el campo de los automóviles que se conducen solos.
Y diez profesiones venideras (según varios estudios):

1. Agricultor vertical, quien cultivará verduras en edificios y rascacielos como grandes invernaderos en altura. Para 2030 se calcula que la población mundial superará los 8.300 millones de habitantes, 1.200 millones más que ahora.
2. Nanomédico, que aplicará la nanotecnología (el nanómetro es una millonésima de milímetro a la medicina), es decir, terapias moleculares para reparación de tejidos, tratamientos oncológicos como pequeños robots para destruir células tumorales o regenerar músculos.
3. Meteopolicía para controlar y perseguir actividades ilícitas que alteren la meteorología, es decir que el cambio climático y la escasez de agua harán surgir una delincuencia especializada en modificar los patrones meteorológicos.
4. Constructor de coches alternativos. Esta persona diseñará y fabricará transportes con materiales y combustibles alternativos como la tecnología de nanotubos de carbono, material que soporta enormes fuerzas tensiles y que permitirá crear vehículos más resistentes y ligeros.
5. Biohacker, quien alterará el ADN de plantas, animales y seres humanos para crear nuevos virus benéficos (mejorar cosechas y vacunas) o criminales. Es que dicen que los códigos genéticos se podrán traducir y piratear como se hace ahora con el lenguaje binario de los ordenadores. Eso de que se podrá alterar la información genética para crear un ser superior, ya no va a sonar tan loco.
6. Gestor de avatar docente. Programará la interfaz que conectará a los alumnos con sus profesores virtuales y con las empresas que ofrecen trabajo, sí, en el nuevo contexto educativo multitarea, multimedia, hipertextual. Se calcula que en 2019, la mitad de la enseñanza de secundaria en Estados Unidos será en línea.
7. Consultor gerontológico. Esta persona asesoraría sobre bienestar a clientes de la tercera edad en temas médicos, psicológicos, dietéticos, legales… Lo cierto es que, en unas décadas, la población mayor de 80 años triplicará a la actual y estará más en forma que nunca.
8. Inspector de cuarentena, será el encargado de establecer un perímetro de seguridad en caso de un brote epidémico mientras se identifica el agente patógeno como las transmitidas por virus de animales y la amenaza del bioterrorismo.
9. Ingeniero de órganos, aunque suene absurdo, fabricaría órganos y extremidades mediante una combinación de ingeniería genética, regeneración de tejidos, robótica y cirugía, sí, a la Frankenstein, pero de verdad.
10. Trabajadora social de redes. Esta importantísima persona dará apoyo moral y psicológico a los marginados, y víctimas, de las redes sociales. Para 2030 la primera generación de nativos digitales llegará al poder, y no habrá límites entre la vida real y la virtual… Se habla incluso de aplicaciones insertadas en el cerebro que generarán una simbiosis entre experiencia digital y física.

Volver a página anterior