¿Sabes por qué existe la tradición de arrojar agua en Sábado de Gloria? Aunque ya es una costumbre en desuso, por aquello de no desperdiciarla, tuvo un origen interesante

No, no se trata de algo parecido al Ice Bucket Challenge , sino de una vieja tradición mexicana en la que el Sábado de Gloria se arrojaba cubetadas de agua a la gente en la calle o se bañaba a otros con mangueras; para muchos era una fecha muy divertida, sobre todo para los niños, pero, por las políticas de ahorro y concientización por el uso del agua, se ha eliminado.

Según las tradiciones de la Iglesia Católica, un día después de la muerte de Jesús, los creyentes permanecen de luto, en el funeral donde se acompaña a la virgen María en su dolor, pero también es un día donde se prepara para la resurrección del hijo de Dios.

Sin embargo, este “día de guardar” en México se ha vuelto de fiesta, algo más gustoso para todos. Independiente a la prohibición en pos de cuidar los recursos acuíferos, a lo mejor te preguntas, ¿por qué se solía jugar con agua en este día?, ¿de dónde proviene esta costumbre?

Bautizos colectivos

En los siglos consecutivos a la muerte de Jesús, los católicos acostumbraban bautizar por la noche del Sábado Santo a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los 40 días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo, de ahí una de las ideas de mojar al prójimo.

En el Sábado Santo también hacían penitencia pública aquellos que querían redimir sus faltas y pecados. Actualmente, la Vigilia Pascual conserva ese sentido y permite renovar las promesas bautismales y acercarse a la Iglesia con un espíritu renovado, un punto donde también aparece esa tradición de mojarse en aras de purificarse.

Agua bendita para todos

Además de que en Sábado de Gloria suelen haber bautizos, los curas bendicen la Pila bautismal o un recipiente donde se recita la Letanía de los Santos. Esta letanía recuerda la comunión de intercesión que existe entre toda la familia de Dios.

Los sacerdotes regalaban esta agua “purificada” a los fieles, quienes la esparcían entre su familia o sus bienes para bendecirlos. De ahí esa antigua costumbre de que el Sábado de Gloria debía tirarle agua a la gente que pasaba por la calle.

Baño necesario

En años pasados era pecado bañarse durante la Semana Santa, el Sábado de Gloria era el día en que el agua regresaba al cuerpo para limpiarlo y purificarlo, de ahí otra de las explicaciones de esta tradición.

Hoy en día se tiene una cultura del agua, por lo que esta práctica ha sido prohibida en varias ciudades.

En este día, termina la vigilia de no comer carne, por lo que también se celebra esa “vuelta a las permisiones”.

No más cubetadas

Cada vez son menos los que desperdician el agua al arrojar cubetadas o bañarse con mangueras en este día, una de las principales causas es que esta costumbre ya no es autorizada por las autoridades católicas y las legales en México.

A partir de los años 90, en muchas ciudades del país, ante la escasez y evitando el desperdicio de agua, las autoridades han declarado multas de diversos montos. Por ejemplo, en el Distrito Federal hay un operativo policiaco de disuasión y detención de personas que desperdician agua en esta fecha, y de acuerdo a la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, la sanción es de 25 a 36 horas de arresto o 2 mil 700 pesos.

Volver a página anterior