La elección de un sistema de aire acondicionado deberá ser cuidadosa y calculada para su zona de utilización, pues podrías comprar un sistema que no enfríe lo necesario, o bien que enfrie de más y esto represente un innecesario gasto de energía.

Paso 1

Calcula cuántos metros cuadrados tiene el espacio en donde se instalará el equipo. Simplemente mide el largo y el ancho del lugar en metros y multiplica estas medidas entre sí.

Paso 2

Identifica la zona donde vives, de acuerdo al siguiente mapa:

** BTU es la unidad de medida utilizada para cuantificar la capacidad refrigerante.

La capacidad de enfriar de un aire acondicionado se mide en BTUs. Esta medida se traduce en las toneladas de refrigeración que te brinda el equipo.

Un aire acondicionado funciona al calentar y comprimir gases refrigerantes, que reaccionan enfriándose. Mientras más capacidad de toneladas un equipo, mayor será su capacidad de enfriamiento.

Paso 3

Una vez identificada la potencia que requieres de acuerdo al lugar donde vives, otro elemento importante es saber dónde colocar la unidad exterior. Debe instalarse en un lugar en el que el contacto con la luz solar sea mínimo y donde exista una buena circulación de aire.

Un equipo con un buen mantenimiento puede reducir hasta 30% del gasto de energía que generaría uno en mal estado.

Teniendo en cuenta todos estos puntos, ahora podrás escoger el modelo que más sea de tu agrado de acuerdo con el diseño y las funciones de purificación que posea el equipo.

Volver a página anterior