¡El reto de los 10 pesos, te ayudará a convertir en un hábito el ahorro!

¡El reto de los 10 pesos, te ayudará a convertir en un hábito el ahorro!

Ahorrar es una de las cosas más difíciles que podemos poner en práctica, ya sea por la falta de costumbre, de no contar con alguna alcancía o porque nuestro estilo de vida no nos permite ni siquiera terminar la quincena con una moneda de 10 pesos en la cartera.

Han sido muchas las veces en que te hemos mencionado los beneficios de ahorrar, sin embargo, en todas esas ocasiones hay que hacer pequeños recortes a nuestro presupuesto y cambiar algunos hábitos para lograrlo; al final nos cuestan demasiado.

Para que podamos lograr un cambio en nuestra vida es importante ir poco a poco, por lo que si queremos empezar a ahorra, de la noche a la mañana no es la opción, por el contrario ese será el primer paso para fracasar.

Pero qué te parecería adquirir el hábito de ahorrar haciendo el menor esfuerzo y de forma que casi ni cuenta te darás: El reto de los 10 pesos.

Lo que debes hacer:

  • Recicla una botella de dos litros (refresco, agua mineral o de sabor).
  • Lávala y déjala secar; si gustas decorarla hazlo, siéntete libre de darle una nueva imagen.
  • Ponle nombre, puede ser algo tan común como alcancía, pero nuestra propuesta es ser más creativas y elegir alguno excéntrico: “La Rubí”, “Carlota”, “Juan Ramón”, “el Checo”; las opciones son infinitas.
  • Haz una ranura a la botella por la que quepa una moneda de $10 pesos.

Ahora inicia el proceso de “alimentación o rellenado”; deberás colocar todas las monedas de 10 pesos que tengas a la mano. También las que tienes en la cartera que probablemente terminarán en una máquina de golosinas o refrescos.

Para el reto solo deberás usar las de 10 pesos, así que si tienes de $1, $2 o $5 pesos, no las deposites, úsalas para a completar tus compras.

El reto de los $10 pesos se completará cuando la botella este completamente llena.

Si esto aún no te anima déjanos decirte: cuando “La Carlota” haya alcanzado su límite, descubrirás -con alegría- que dentro de ella tendrás más de $5,000. (A una botella de 2.5 Litros le caben $10,300 aproximadamente).

Guía para crear un fondo de emergencia

Dicen que “más vale prevenir que lamentar”. En la vida siempre está latente el riesgo de que suceda un accidente, un percance familiar, un despido o hasta un problema legal. Pero para que un imprevisto no te desfalque, los expertos recomiendan crear un fondo de emergencia, una de las herramientas más importantes para tener finanzas personales sanas.

El fondo de emergencia debería ser suficiente para cubrir los gastos más importantes por tres o hasta seis meses.

“Este recurso no debe exceder los tres meses de ingreso familiar, debe ser ‘líquido’, es decir que esté disponible en cualquier momento, pero resguardado para que no se convierta en una blusa nueva, unos zapatos o cualquier compra innecesaria”, recomendó el autor del libro de finanzas personales ‘Saber gastar’, Gianco Abundiz Cabrero.

La urgencia de dinero puede llevar a las personas a adquirir préstamos con una tasa de interés mensual de 20% o 25%, alertó. “Tener un ‘colchón’ te permitirá adquirir un crédito sano con una institución financiera confiable para solventar tu problema si dura más tiempo”.

El monto del fondo de emergencia dependerá de la realidad de cada familia y factores como el número de integrantes, si el padre y la madre trabajan o si alguno de los hijos aporta ingresos.

En el cálculo del tamaño del fondo debe considerarse el pago de la renta o hipoteca, otros adeudos, si el ingreso es fijo o variable, además de gastos médicos y de transporte.

“Tomando en cuenta todos estos elementos debe destinarse entre un 5% y 10% del ingreso mensual para el ahorro”, sugirió el director de relaciones con Gobierno de Seguros Monterrey New York Life, Eduardo Salim Cabrera.

Es recomendable destinar el primer ahorro o ingreso extra al fondo de emergencia, coinciden expertos.

Pensar en el retiro no es una emergencia, pero cae dentro de los riesgos que puede sufrir una persona, agregó el especialista de Seguros Monterrey.

“Si comienzan a ahorrar desde temprana edad, esto no representará un problema en el futuro”. Sin embargo no debe considerarse el fondo de retiro para otras emergencias.

El siguiente paso es establecer un plan de ahorro “que dependerá de la situación socioeconómica de cada persona, su nivel de ingresos, salud, edad y gastos”, dijo Salim Cabrera.

Una característica importante del fondo de emergencia es que debe estar disponible los 365 días del año, por esa razón los productos de ahorro que utilices para resguardar el dinero pueden darte bajos rendimientos.

“En muchas ocasiones la ganancia que tendrás serán bajas o nulas y entonces tu ahorro se convierte en dinero muerto que va perdiendo su valor poco a poco con la inflación”, comentó Gianco Abundiz.

Por esto, los expertos sugieren actualizar el monto de acuerdo al incremento anual de la inflación. Es importante depositar este fondo de ahorro en un instrumento formal, pues al guardarlo debajo del colchón o en alguna alcancía no estará seguro de tentaciones.

Si una emergencia te obliga a usar el fondo, lo que gastes debe restituirse en el menor tiempo posible.

Algunas opciones para resguardar tu fondo de emergencia:

Tarjeta de débito: Si depositas tu dinero en una cuenta de débito no tendrá ningún rendimiento pero tampoco te cobrarán comisión. “Lo importante es que lo dejes fuera de tu alcance y dispongas de él en cualquier momento”, dijo Gianco Abundiz.

Cuentas bancarias de CETES: Son cuentas de ahorro proporcionadas por los bancos que te dan rendimientos iguales a los de los Certificados de Tesorería (CETES) ubicados en 3.26%. Puedes disponer de tu dinero en cualquier momento a través de una chequera o tarjeta de débito, pero las comisiones mensuales de administración de la cuenta pueden ir entre 150 y 300 pesos.

Fondos de inversión con disponibilidad diaria: Estos son instrumentos que, por lo general, invierten el dinero de los inversionistas deuda gubernamental y/o corporativa, que tienen menos fluctuaciones en el mercado que las acciones. Sin embargo el hecho de tener disponibilidad diaria implica que su rendimiento anual se menor a la tasa inflacionaria de 4%.

¿Compraste casa sin casarte?, cómo proteger tu inversión

Comprar casa en pareja es uno de los actos de amor y compromiso más fuertes en la vida y ciertamente no hace falta estar casados; pero es necesario proteger esa inversión por si las cosas no salen según lo planeado.

Cierto, nadie se casa o se lanza a vivir en pareja con la idea de separarse; igual que nadie vive pensando que morirá. Sin embargo ambas son situaciones que suceden así, sin ser invitadas, y es bueno tomar acuerdos previos mientras todo es color de rosa para evitar problemas futuros.

Todos sabemos que “papelito habla”, pero a veces nos ganan la pena o el orgullo y no lo sugerimos por temor al “qué dirá” nuestra pareja.

“Es común que nos dé pena hablar del tema porque puede tomarse como un signo de desconfianza y no queremos herir a nuestra pareja. Sin embargo debemos hablarlo porque se trata de nuestro patrimonio”, señala Francisco Bermúdez, abogado especializado en asuntos notariales.

Además, agrega el especialista, “el otro no debería molestarse o sentirse ofendido. Al final, si hay amor, buena voluntad y equidad en la pareja, nada nos quita hacer las cosas bien y tenerlo todo muy claro y por escrito”, en algún instrumento legal que contenga los acuerdos tomados.

Construyendo el nido

Cuando una pareja está casada en Sociedad Conyugal, o Bienes Mancomunados, todos los bienes adquiridos durante el matrimonio son de ambos cónyuges. Pero si el matrimonio se dio bajo el régimen de Bienes Separados o simplemente la pareja decidió no casarse, cada uno conserva la propiedad exclusiva de sus bienes, salvo pacto en contrario.

Hay tres formas de comprar una casa entre dos y quedar protegidos por igual en su patrimonio:

  1. Casarse por bienes mancomunados.
  2. Comprarla al contado y escriturar a nombre de ambos.
  3. Comprar con un crédito hipotecario en copropiedad: como acreditado y coacreditado. Esto solo es viable si el financiamiento proviene de un banco o es en cofinanciamiento con un instituto de vivienda.

Recuerda que tanto el Infonavit como el Fovissste sólo permiten la reunión de sus créditos institucionales cuando la pareja está casada.

Alternativas para proteger tu inversión

La forma más común de comprar una vivienda es a través de un crédito hipotecario y de tal manera la escritura quedará a nombre exclusivamente del acreditado.

No obstante, “la convivencia en pareja supone que ambas partes aportan a la construcción de un proyecto de vida en común –ya sea económicamente, con trabajo o de las dos formas-, por lo que la vivienda debería ser de ambos en justicia, aunque para legalizarlo hay que ponerlo por escrito”, afirma Bermúdez.

Una vez que decidan comprar en pareja y si la casa quedó solo a nombre de uno de ellos, deben:

1. Pactar en un Contrato Privado, con dos testigos, y las firmas y huellas de la pareja interesada, que la vivienda les pertenece a los dos (en los porcentajes que acuerden), pues vivían juntos y los dos aportaban al pago de la hipoteca.

Eso sí, si el inmueble tiene un valor mayor a 365 veces el salario mínimo diario, vigente en el DF (art. 2317 del Código Civil federal), es necesario acudir ante un notario para firmar este Contrato Privado.

2. Hacer un Testamento Público Abierto y especificar -el dueño del inmueble-, que su pareja es el heredero de la vivienda.

3. Si la casa ya está pagada, fue heredada o recibida en donación por uno de los dos, puede compartirla con su pareja en vida, por medio de una compra venta o una donación del porcentaje que decida.

Sin embargo, ambas implican registrar una nueva escritura y conllevan gastos de honorarios notariales y pago de impuestos. Si el crédito aún está vigente, la donación o compra venta solo es posible luego de la aprobación del banco o del Instituto de vivienda que otorgó el crédito.

Con esta claridad legal, podrás planear de manera certera tu patrimonio, de manera justa y equitativa.

Hipoteca para dos, une fuerzas con tu pareja

En México se estima que 35% de los créditos hipotecarios vigentes son mancomunados porque, como reza el dicho, “la unión hace la fuerza”. Y es una frase muy importante a la hora de solicitar un crédito hipotecario, pues tanto los bancos como el Infonavit y el Fovissste aceptan la posibilidad de mancomunar el ingreso de dos personas para que puedan incrementar su capacidad de endeudamiento.

No necesitas estar casado

Aunque la gran mayoría de los créditos mancomunados del mercado son conyugales, es decir, entre matrimonios legalmente constituidos —con un acta civil de por medio—, no todas las instituciones financieras limitan esta posibilidad a parejas de casados. Algunas entidades financieras permiten la unión de esfuerzos a parejas que viven en concubinato y a personas vinculadas por lazos familiares, como hermanos o padres e hijos.

Algunos bancos aceptan lo mismo a esposos y concubinos que a parejas del mismo sexo. Unos piden actas de matrimonio, de sociedad de convivencia o exigen que quienes viven en concubinato tengan un hijo en común. Cada institución tiene sus propios criterios.

Quién pone qué

En un crédito mancomunado, los bancos y Sofoles consideran tanto tus ingresos como los de tu pareja o familiar para determinar el monto que pueden prestarles; asimismo, los dos adquieren por igual los derechos y obligaciones que marca el contrato. Los requisitos son los mismos que para un crédito individual.

Un punto importante que debes considerar es que si tú o tu pareja tienen un historial irregular o mal calificado en el buró de crédito, ello puede afectar el trámite a tal grado que su solicitud sea rechazada, sin importar que el crédito esté nada más a tu nombre.

Si el crédito se aprueba, ambos firmarán el contrato. Aunque el que aporte mayor ingreso a la combinación será reconocido como acreditado y el otro como coacreditado, su situación será exactamente la misma: tendrán las mismas responsabilidades y beneficios; estarán obligados a pagar el préstamo según lo convenido con la institución y, al liquidar, los dos serán dueños del inmueble.

Sin importar el ingreso que aportes a la combinación o al pago de las mensualidades, el contrato determina que, tras de la liquidación del préstamo, cada uno será propietario de 50 por ciento de la vivienda, bajo la figura de copropiedad. A menos que tú y tú pareja indiquen una instrucción diferente al inicio del proceso de acreditación.

Casado y asalariado

En el caso de Infonavit y el Fovissste hay varias opciones para créditos mancomunados y operan de manera distinta a como sucede en un banco o Sofol. Para empezar, sólo contemplan créditos conyugales, aunque cada uno tiene sus propias reglas.

Infonavit

Si cotizas para el Infonavit debes saber que sólo existe el crédito conyugal y puedes solicitarlo si tu matrimonio está legalmente constituido y tanto tú como tu pareja son derechohabientes de esa institución.

En este esquema la pareja tiene acceso a dos créditos; el que precalifique con el monto más alto obtiene el ciento por ciento, mientras que el otro recibe hasta 75 por ciento de su capacidad de crédito. Ambos préstamos se pagarán vía nómina y plantean los mismos requisitos que los créditos del Infonavit: que su relación laboral esté vigente, tener 116 puntos acumulados y estar al corriente con las aportaciones patronales.

Fovissste

Si tú y tu pareja son trabajadores del Estado y tienen su ahorro para la vivienda en el Fovissste, el crédito se llama Mancomunado y forma parte del esquema tradicional, así que deberán obtenerlo mediante sorteo. Ambos deberán cumplir los requisitos que comparten todos los créditos que otorga esta institución.

La convocatoria es anual y el instituto la lanza entre octubre y noviembre para que los ganadores del sorteo tramiten su crédito y lo ejerzan en el primer trimestre del siguiente año.

Cuándo es una buena idea

Sabemos que suena muy atractiva la posibilidad de acceder a un crédito más grande que el que puedes obtener nada más con tus ingresos y, por ende a una mejor vivienda, pero ¡alto! No corras al banco a solicitar un crédito mancomunado que quizá no necesites.

Primero delimita bien tus necesidades de vivienda, revisa tu cuenta bancaria para saber de cuánto dispones para el enganche y decide el monto que requieres que te presten para comprar una casa de esas características. Si tu ingreso basta para obtenerlo, olvida la idea de involucrar a otra persona.

Mancomunar es bueno cuando no te alcanza el ingreso, pero si lo que ganas es suficiente para obtener el financiamiento que requieres, es mejor que lo hagas solo; así mantienes intacta la capacidad de endeudamiento de tu pareja por si más adelante requieren un crédito de otro tipo, quizá para comprar auto o para hacerle mejoras a esa misma casa.

Además, si la pareja tiene un ingreso sobrado y decide aprovechar su derecho de crédito con el Infonavit o el Fovissste, es probable que el crédito en su conjunto (institutos y banco o Sofol) les resulte cómodo y fácil de pagar en un lapso corto.

¿Y si me divorcio?

Siempre está latente la posibilidad de que en algún momento del matrimonio sobrevenga un divorcio. Desde luego, en ese caso  el hecho de que haya un crédito hipotecario a medio pagar será un problema extra que tendrán que resolver, independientemente de si la hipoteca es conyugal o individual.

¿Por qué es igual? Porque aunque el crédito sea individual, la ley supone que una parte se ha pagado durante el matrimonio y que, de alguna manera, ambos han contribuido a que los pagos se hagan en tiempo y forma.

La situación del crédito no cambia en nada con un divorcio: se mantienen los acuerdos del contrato, a menos que el juez emita una orden para cambiarlos y determine quién seguirá pagando y de quién será la propiedad cuando se liquide. Una vez que se emita el acuerdo legal, la ex pareja debe acudir a la institución financiera para hacerlo efectivo.

En el momento en que se disuelva la sociedad matrimonial, las condiciones de pago del crédito quedarán sujetas al convenio de divorcio que se firme ante el juez, en el cual se asentarán los acuerdos que la pareja haya establecido previamente. En estos casos ni el Infonavit ni el Fovissste intervienen.

Los créditos mancomunados son una excelente alternativa para formar patrimonio; sin embargo, hay que tomar en cuenta las implicaciones de tener una deuda de largo plazo entre dos.

El reto de los 10 pesos, o el mejor truco para ahorrar

  • Si se tuviera que escoger una etapa para calificarla como “la más compleja económicamente”, seguramente nunca la encontraríamos. El tema económico, —igual a gastos y ganancias— estará casi siempre frente a nosotros; el asunto es que si esperamos a ganarnos la lotería para empezar a ahorrar, pues seguramente perderemos mucho tiempo, incluso toda la vida.

    Eso de ahorrar es una cuestión para la cual no se nos abre mucho los ojos. Pensamos que eso del ahorro se tiene que hacer un excedente, y pues como la situación no está para andar con excesos de quincenas, entonces los famosos cochinitos nunca se llenan, ya no se digan las cuentas de banco.

    Por todo esto, quiero platicarte sobre “el reto de los 10 pesos”. A este mismo también le llaman “El truco más fácil para ahorrar”; revísalo y tal vez sea la solución que estabas buscando.

  • El reto de los 10 pesos

    Consiste en, literal, deshacerte de todas las monedas de 10 pesos que pasen por tus manos (o en este caso, equivalentes a la moneda según el país en que te encuentres). Los pasos a seguir son:

  • Paso 1 Selecciona el recipiente

    Hay que reciclar una botella de pet de dos litros (aquí ayudamos también al tema de no generar tanta basura). Ojo, que sea de mínimo dos litros, aunque si quieres empezar con una más chica, pues también se vale.

  • Paso 2 Prepara tu alcancía

    Lava la botella. Digo, lo que menos queremos es que fomentes por ahí alguna comunidad de seres vivos de esos que se llegan a comer a las personas en las películas. Se le tiene que hacer una ranura a la botella para que quepa una moneda de 10 pesos. Si eres menor de edad, dile a un adulto que te ayude. Se puede usar un cutter o cuchillo; de nuevo, la seguridad es importante: no aplican los cortes en las manos.

  • Paso 3 Dale un objetivo

    Hay que ponerle nombre a la botella, el que quieras. De preferencia el tuyo, para hacerlo más personal. También es importante ponerle el objetivo que persigues, no sé, tal vez “Renta”, o “Vacaciones” o “Viaje para ver a mis amados Vaqueros de Dallas”.

    Paso 4 Inicia y sé constante

  • Después de tener listos los pasos anteriores, comienza el reto. Todas —y cuando digo todas, es todas— las monedas de 10 pesos que pasen por tus manos deben ser depositadas en la botella. Sin trampas y sin decir “una sí y otra no”.
  • Paso 5 Modifica tus hábitos

    Bueno, ¿y si necesito cambio para mis gastos diarios, pasajes? Hay que cambiar hábitos financieros y usar las de a peso o cinco pesos (recuerda que hablo en la moneda mexicana, así que habrá que adaptarlo al país que corresponda). Lo importante es que no se pueden usar las de 10, únicamente para llenar la botella.

    ¿Qué se pretende demostrar con esto?

  • Claro, además de trabajar el concepto de ahorro y la fuerza de voluntad, al tener al menos 3/4 de la botella se conseguirá lo siguiente:

    • No se extrañará la moneda de 10 pesos, ya que después de los días, tu vida sigue sin cambios problemáticos por no usarla.
    • Según expertos, la botella casi llena podría tener hasta 5 mil pesos, y una botella llena de 2.5 litros puede contener hasta 10 mil. Entonces ya puedes usarlos para algo importante.

Ideas para ahorrar en los regalos navideños

Ya estamos muy próximos a la época navideña, temporada en la que sale a flote nuestra “generosidad” para hacer regalos, aunque en ocasiones tenga un alto precio para nuestra cartera.

Es común que exista la creencia de que el gasto es proporcional al afecto cuando nada tienen que ver. Podemos hacer regalos que verdaderamente muestren nuestro cariño y sean apreciados, sin que implique un derroche que nos haga recordarlos el resto del año por ser una carga para nuestras finanzas.

“Para evitar los costosos derroches económicos lo primero es entender qué es en realidad un regalo, principalmente de Navidad: es una atención para agradecer algo que hicieron por ti en el año, para mostrar afecto o lealtad y en términos de etiqueta es importante evitar obsequios en los que la gente sepa cuánto costo, que no es lo relevante”, explica Renata Roa, consultora en Imagen Pública y Comunicación Facial.

Sabemos que en esta temporada queremos regalar a todos, pero debe hacerse con un presupuesto claro y buscar alternativas que representen ahorros ¿Cómo podemos lograrlo?:

1.- Establece un monto global realista para los regalos. Posiblemente queramos tener una larga lista o quedar bien con todos, pero los obsequios se tratan más de la intención de dar y compartir, que simplemente “apantallar” con recursos que no contamos.

2.- Haz una lista de todas las personas que te gustaría darles un regalo y divídelas en:

• Regalos prioritarios y en los que pienses invertir más.

• Detalles para tener una atención y mostrar que tienes presentes a las personas.

En la primera categoría puede estar la familia o los amigos, compromisos importantes con algún jefe o cliente. Es importante establecer un monto por persona para que hagas un ajuste de los gastos.

3.- Piensa realmente en los gustos y estilo de vida de las personas. Valorarán más algo que refleje que tomaste tiempo en escoger, refleje que los escuchas o los conoces, que algo costoso. “Si a alguien muy deportista le regalas una canasta con bebidas alcohólicas, sea cliente o familiar, será un gasto inútil que lejos de gustar puede molestar”, ejemplifica Renata Roa.

4.- Busca opciones con tiempo. La improvisación incrementa el gasto en regalos porque adquirimos lo que nos encontramos sin reflexionar mucho o vamos a comprar en los últimos días cuando todo ya está escogido. Internet puede ser tu aliado porque aparte de tener el catálogo más amplio, puedes comparar precios antes de adquirir algo o incluso encontrar presentes que no se te hubieran ocurrido.

5.- Acompaña cada regalo con una nota escrita a mano y un mensaje personal. Es un detalle que aumenta el valor del regalo, recomienda la especialista en imagen pública.

6.- Si tienes una familia grande opta por intercambios en lugar de dar regalos a cada persona. Pueden fijar un monto y que la mecánica sea escoger entre una lista de opciones más una sorpresa pequeña, para que sea del gusto de todos y tenga algo personal.

Opciones

Experiencias y “vale por”. Los regalos no siempre tienen que ser objetos: una clase de chocolatería, de cata de vinos, una sesión de un deporte extremo o incluso un vale por algo que puedas hacer por los demás (cuidar a los niños de tu hermana un viernes, un manicure a tus amigos, desayuno en la cama un domingo o hasta lavar el coche de tu cuate) pueden ser bien recibidos y en algunos casos hasta de bajo costo.

Hechos con amor. Desde los clásicos muñecos de jengibre o los muy de moda cupcakes en una charola de pewter, hasta especias exóticas en botes decorados por ti, puedes tener muchas alternativas tanto comestibles como de manualidades que califiquen como buenos regalos.

Kits “apapachadores”. A nadie le caen mal unas cremas, aceites, burbujas y jabones perfumados, pero también ¿por qué no? Un kit orgánico para afeitar para los hombres.

Verde serás. Las plantas pueden ser regalos económicos, sustentables y que hagan que te tengan presentes en su hogar todo el año. Busca viveros accesibles en precios y añade una nota de los cuidados.

Por mayoreo. Si quieres dar un regalo individual a todos los integrantes de la familia, a amigos o incluso colegas, una buena opción es elegir un mismo artículo para todos y comprar por mayoreo para reducir costos. Algunos ejemplos pueden ser canastas de mermeladas orgánicas, pantuflas de figuras, pashminas para las mujeres o velas aromáticas.

De barata. Hacer la lista de regalos con incluso meses de anticipación puede ser útil porque puedes aprovechar promociones previas al fin de año, esto hará que el golpe no sea tan duro para tu bolsillo.

Quienes tienen un presupuesto verdaderamente reducido y mucha confianza con algunas personas no tan susceptibles incluso pueden optar por hacer una linda tarjeta con un vale por un regalo que comprarán en enero.