Cholul, zona de enorme crecimiento y de gran plusvalía

Cholul, zona de enorme crecimiento y de gran plusvalía

Lo que hasta hace unos años era una pintoresca comisaría conocida mayormente por estar a mitad del camino entre Mérida y Conkal, está convertida hoy en la zona de mayor crecimiento urbano y plusvalía de la ciudad.

Aunque el poblado de Cholul conserva los rasgos principales de su modesta fisonomía, dentro de sus límites se levantan muchos de los lujosos desarrollos residenciales que han eclosionado en los últimos años en el norte de Mérida y que han borrado esa simbólica frontera de vegetación que separaba a la comisaría de la ciudad.

Cholul era una tierra poco acostumbrada a la presencia ajena cuando hace 25 años -más o menos- a gente de Mérida le dio por tener en las afueras del poblado casas quintas enormes y lujosas. Por ese aire campestre y la vegetación exuberante, alguien con mucho ingenio e imaginación llamó a la comisaría “la Cuernavaca de Yucatán”.

Urbanización explosiva

Esa primera colonización abrió las puertas a los cambios que vendrían más tarde. El azar, por así decirlo, quiso que las tierras de la comisaría meridana estuvieran en plena línea del frente en la batalla que desató entre desarrolladores urbanísticos la creación de Altabrisa. Actualmente, en Cholul hay más de 20 fraccionamientos residenciales, privadas y unidades habitacionales. También varias universidades: Modelo, CELA, Latino, el campus de Ciencias Antropológicas de la Uady y la UVG.

“Este desarrollo explosivo nos ha traído cero beneficios”, dice el comisario municipal, Abelardo Canché Cocom, un hombre amable y menudito que está por tercera vez en el puesto. “La gente de los fraccionamientos no se acerca al poblado, no compra aquí, no aporta ningún beneficio. Su forma de vida es diferente, es gente de ciudad”.

Cholul, antiguamente Chulul, debe su nombre al árbol maderable Apoplanesia paniculada, que los mayas usaban para fabricar arcos, flechas y las partes de los edificios que requerían solidez.

Por los vestigios arqueológicos de asentamientos prehispánicos se ha podido determinar que el sitio estuvo ocupado desde el período Preclásico Tardío (300 a.C. a 300 d.C.). Según los investigadores, Cholul, por su cercanía, debió ser un asentamiento periférico o satélite de T’ho (hoy centro histórico de Mérida), con la que debió compartir su desarrollo cultural. En el siglo XVI, a la llegada de los conquistadores españoles, era cabecera de la antigua provincia o “Cuchcabal” de Chakán. Dentro de los límites de la comisaría también hay edificaciones de los siglos XIX y XX, como las ex haciendas Cancabchén Casares (en ruinas) y San Pedro Cholul (en un fraccionamiento).

El eje central del poblado es la iglesia de San Pedro Apóstol, construida en el siglo XVI con los escombros de un templo maya al borde de un cenote. En su interior, el templo guarda murales únicos en su tipo en Yucatán y México, pues la iconografía representada, su calidad artística y su importancia histórica los hacen sobresalientes. La pintura se encuentra en los arcos de la iglesia y en un muro del presbiterio, donde se representa la coronación de la Virgen María en su Asunción por la Santísima Trinidad . También hay un retablo colateral de estilo estípite que data del siglo XVIII y seis esculturas en la nave principal de gran calidad artística.

El Pib – Platillo Tradicional Yucateco

El Pib – Platillo Tradicional Yucateco

Para los que no lo sepan, el pib o mukbil pollo es un platillo tradicional yucateco semejante a un tamal, que se prepara con ocasión del Hanal Pixan o día de muertos y que adorna todas y cada una de los altares de muertos de la región sur-este del país.

Habrá quienes me creerán loca por dedicarle éste, mi espacio semanal, a un pedazo de tamal y yo les he de responder que, aunque carezca de sentido, en efecto el pib guarda un significado que subyace al aparente.
Son los colores y los aromas que me remiten a la esencia de México. Es el símbolo de la devoción con la que las familias recuerdan a aquellos que se han marchado del mundo físico, sólo para convertirse en ánimas que año con año prometen volver por una probadita de aquello a lo que se aferraban cuando en vida. Son siglos de tradiciones consumados en un delicioso manjar. Es razón de convivencia y despliegue de los valores que caracterizan a la tradicional familia mexicana.

No sólo eso, también es una analogía de nuestra existencia, piénsenlo por un momento pero sólo brevemente pues tan rápido como se va el pib, se va la vida.

Aprovecha este mes para si no lo has probado, empezar a degustar de este delicioso platillo de dioses

12 cosas que tienes que saber acerca del Hanal Pixán

12 cosas que tienes que saber acerca del Hanal Pixán

1.- Hanal Pixán significa “comida de las almas”, en maya. Es una celebración que tiene lugar en pueblos y ciudades de Yucatán, y a través de la cual recordamos a nuestros difuntos, no de una forma triste, sino en una fiesta llena de color y comida deliciosa.

2.- La creencia es que durante estos días las ánimas regresan en peregrinación del más allá para compartir la mesa, los alimentos y este plano terrenal con nosotros.

3.- Hanal Pixán es prácticamente el único ritual con raíces mayas que seguimos celebrando vivazmente en Yucatán año tras año.

4.- Un día de fiesta está bien, ¡pero Hanal Pixán dura tres! Todo comienza el 31 de octubre, con la celebración de los niños llamada U Hanal Palal. El primero de noviembre es el día de los adultos difuntos, a este día se le conoce como U Hanal Nucuch Uinicoob y, al día siguiente, se acostumbra celebrar el Día de todos los santos, tradicionalmente llamado U Hanal Pixanoob o “misa pixán”, pues ese día se asiste a una misa dedicada a las ánimas, por lo general en el cementerio de la población.

5.- Te lo digo con una palabra: ¡PIB! No, no estoy hablando del Producto Interno Bruto, (es un chiste malo y viejo, lo sé), sino del más auténtico alimento ritual que se ofrenda a las almas de los difuntos, el platillo central de esta celebración.

Es un tamal gigante, pero en vez de ser preparado en una olla, se cocina enterrado y con leña, a la vieja usanza maya, o de forma menos idónea en un horno, lo cual deja la masa crujiente por fuera y bien cocida por dentro. Debe llevar ibes y, en el interior, un guiso preparado con puerco, pollo y especias. Al momento de hornearlo es envuelto en hojas de plátano.

6.- Los altares decoran las casas, locales comerciales, escuelas y calles, y en ellos puedes encontrar los alimentos, bebidas y dulces que gustaban a los difuntos, así como sus fotos. Un altar que se respeta tiene una cruz verde que representa al árbol del yaxché, además de jícaras, velas, un vaso de agua y flores.

7.- Los altares dedicados a los niños suelen ser más coloridos y tener juguetes, mientras que los de los adultos tienen cigarros y licores.

8.- Alrededor del Hanal Pixán hay tradiciones peculiares: En el interior del estado, por ejemplo, se acostumbra que los niños usen durante esos días una cinta de color rojo o negro en la muñeca derecha, a fin de que las ánimas no se los lleven. Otra tradición que llama la atención es que se amarra a los animales de la casa, porque podrían ver a las ánimas e impedirles el paso hacia el altar.

9.- Si no alcanzaste a comer suficiente pib tienes suerte, a la semana siguiente se celebra el ochovario o bix pues, según las costumbres más antiguas, es el día en que se debe comer pib, aunque afortunadamente puedes conseguirlo durante todo noviembre.

10.- Es un buen pretexto para usar tu guayabera o tu hipil que hace mucho no usas. Es bonito durante estos días ver a niños y grandes vestidos con los trajes tradicionales de Yucatán.

11.- Es un muy agradable rato de convivencia familiar. Se juntan los tíos, los primos, los abuelos y todos comen, se ríen y recuerdan a los antepasados, aquellos que se nos adelantaron en el viaje eterno.

12.- El Hanal Pixán es un hermoso vestigio de la cosmología maya y una evidencia de nuestro origen mestizo. A pesar de ser una fiesta de origen maya, las costumbres que lo rodean fueron sufriendo cambios con la llegada de los españoles y los misioneros, que adecuaron las antiguas tradiciones a las creencias religiosas. Y esas costumbres siguen cambiando, como la reciente moda de pintarse la cara de catrina, por ejemplo.

 

Paseo de las ánimas 2017, recomendaciones para una noche de tradición

Paseo de las ánimas 2017, recomendaciones para una noche de tradición

Un evento que año con año es sinónimo de tradición y convivencia familiar es el “Paseo de las ánimas” el cual se realizará este viernes 27 de octubre en punto de las 8 de la noche, el derrotero partirá del Cementerio General y se dirigirá al Parque de San Juan.

Previo al Paseo de las ánimas, se realizará una ceremonia maya dirigida por un X´men (brujo maya) y en las zonas aledañas se podrá apreciar diversos eventos a partir de las 6 de la tarde como música prehispánica, el espectáculo de Pok ta pok (juego de pelota) y música de trovadores, todos en el Panteón Florido. En el Parque de San Juan podrás asistir con toda la familia para escuchar las leyendas a cargo de Jorge Moreno en punto de las 7 de la noche.

Sin embargo, recordar a los que ya no se encuentran en este mundo no bastará con una sola noche, es por ello que el “Festival de las Ánimas” dedica una semana completa para honrar a los fieles difuntos; podrás disfrutar de exposiciones fotográficas, bailes tradicionales y un gran camino de flores con temática al Hanal Pixán, entre muchos eventos más.

Camino de Flores “Encuentro de las ánimas”

Este año, el programa de actividades se engalanará al exhibir por segunda ocasión en Mérida el Camino de flores que ofrecerá al público visitante una temática por los festejos del Día de muertos “Encuentro de las ánimas”, se inaugurará este sábado 28 de octubre y estará instalado el el Parque de Mejorada hasta el 20 de noviembre disponible al público a partir de las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche.

Recomendaciones para asistir al Paseo de las Ánimas

Si deseas asistir a esta gran festividad llena de olores, colores y sabores, hay varias recomendaciones que debes considerar para disfrutar todas las actividades, pues es un evento en el que podrás asistir con toda la familia.

-Se recomienda no llevar automóvil pues debido a la afluencia de personas, se complicará el tránsito y será difícil ubicar espacios para estacionarlo.

Cierre de calles y vialidad por los eventos del Paseo de las Ánimas y Muestra de altares

-Si decides formar parte del derrotero del “Paseo de las ánimas”, se recomienda ir con ropa y zapatos cómodos, es una recomendación clave para poder disfrutar del paseo, sobre todo si planeas caminar de un punto a otro para apreciar todas las actividades.

-Una buena opción es ir caracterizado como ánima o catrina y llevar alguna prenda típica yucateca, así te sumarás a la colorida estampa del Hanal Pixán.

-Si no cuentas con los utensilios para realizar un maquillaje caracterizado, en zonas aledañas al Cementerio General y el Parque de San Juan, habrá personas que te pueden ayudar a realizarlo.

-No olvides tomarte la foto del recuerdo para compartirla en las redes sociales y la tradición contagie a más personas.

Muestra de altares y “Delirio teatral”

El sábado 28 de octubre se realizará la tradicional “Muestra de altares” en la Plaza Grande a partir de las 10 de la mañana, se contará con la participación de más de 110 ofrendas realizadas por diversos municipios del Estado, planteles educativos e instituciones.

Posteriormente se realizará el cortejo fúnebre de los dioses mayas “Xibalbá” a las 6:30 p.m., partirán del parque de Santa Ana para llegar a la Plaza Grande y culminar con la presentación del “Delirio teatral” una obra regional que hace referencia a las tradiciones de Hanal Pixán.

Misas de los fieles difuntos

Las tradicionales misas de los fieles difuntos se realizarán en los panteones de Mérida, éstos son: Xoclán, General, Chuburná y Florido; será el jueves 2 de noviembre.

Jardín Ochil es un nuevo espacio en Hacienda San Pedro Ochil

Jardín Ochil es un nuevo espacio en Hacienda San Pedro Ochil

Jardín Ochil es un nuevo espacio en Hacienda San Pedro Ochil en donde se manifiestan obras de arte contemporáneo y acciones diversas que surgen de reflexiones de artistas que meditan sobre el territorio, la historia, las problemáticas y el hacer de las comunidades que habitan la Península de Yucatán.

La temporada Jardín Ochil inició en abril y seguirá hasta noviembre del presente año, con la instalación de las piezas “Urdiendo Ritmos” y “En el Silencio Nunca hay Silencio” de los artistas Marilá Dardot (Brasil, 1973) y Héctor Zamora (México, 1974).

Marilá Dardot, es una artista cuyo trabajo se centra en las relaciones entre individuos y la sociedad. Sus intervenciones promueven la participación del público para generar un cambio estructural en la obra que deviene en colaboración. Ha creado proyectos de sitio específico para Inhotim, Brasil; Konst Center for Art and Education, Suecia; y para Frieze Sculpture Park, Londres; entre otros.

En su obra “En el Silencio Nunca hay Silencio”, un alfarero de Ticul, junto con ella decidieron hacer letras de barro para reflexionar sobre el ruido que produce el lenguaje en la mente sin importar el idioma en que se piense. El tema principal es el lenguaje, desde los fundamentos que le dieron origen, como entrelazamiento de acciones y emociones colectivas, y la pieza funge como entrecruzamiento de culturas; de redes de conversaciones.

Héctor Zamora, a lo largo de su carrera, se ha preguntado por las técnicas y prácticas de los obreros y artesanos, así como por los espacios de convivencia que se generan con el trabajo de éstos. Su obra ha sido expuesta en la Bienal de Venecia, en el Palais de Tokyo y en la Bienal de La Habana, entre otros. Su obra “Urdiendo Ritmos” explora específicamente las tecnologías que desarrollan los artesanos para generar las fibras, los tintes y el urdido de hilos a partir de la fibra de la planta de sansevieria (lengua de vaca), planta de origen africano que se empezó a utilizar en Yucatán en el siglo XX. Las tejedoras de hamacas de tres distintas comunidades de Yucatán tiñen y urden la sansevieria para articular con diversas puntadas las piezas que Zamora creó para conversar con ellas.

LA LEYENDA DE LA X’TABAY

LA LEYENDA DE LA X’TABAY

Cuenta una antigua leyenda maya que en un pequeño pueblo vivían dos bellas mujeres hermanas de sangre, una era conocida como la Xkebán que se traducía en mujer pecadora pues se entregaba constantemente a los placeres de la carne, de modo que la gente honrada del lugar sentía repugnancia hacia ella. Por su parte, su hermana era conocida como la Utzcolel que se traducía en mujer buena por lo cual los pobladores le querían y respetaban.

A pesar de la fama que cada una tenía había una diferencia aún mayor, pues la mujer pecadora sorpresivamente era de una bondad enorme, pues gozaba de ayudar a los que lo necesitaran, cuidaba a los enfermos y los curaba, de igual manera era gran defensora de los animales pues cuidaba de ellos como un preciado tesoro, dichos animales y enfermos a quienes ayudaba le querían mucho; por el contrario su hermana jamás hizo por ayudar y compadecerse de ser alguno pues los consideraba inferiores e indignos de ella.

Un día de repente no se le vio salir a Xkebán de su casa, fue extraño para los vecinos, y así pasaron varios días hasta que notaron el olor de un bello perfume que al seguirlo les guió a la casa de ella, al llegar notaron que ya estaba muerta y que ese olor provenía de su cuerpo inerte que se generó debido a los cuidados de los animales a quienes tanto defendió y en agradecimiento custodiaron su cuerpo hasta el panteón, en conjunto con los enfermos a los que curó, solamente ellos acudieron al entierro, durante el trayecto el agradable perfume fue esparcido por las calles por las que el cortejo fúnebre transitó. Al día siguiente, de su tumba brotó una muy rara pero bella flor, conocida como Xtabentún, la cual genera un néctar que embriaga dulcemente a todo quien lo bebe tal como sus desenfrenos de amor alguna vez también envolvieron a los hombres.

Su hermana Utzcolel sintió una profunda envidia al enterarse de aquel agradable aroma alegando sería obra del demonio y asegurando su cuerpo puro y casto olería aún mejor al morir, pues si el de la pecadora era bello, su pureza desataría algo mejor.

Al poco tiempo Utzcolel murió, todo el pueblo se entristeció y acudió al funeral con la certeza de que al igual que su hermana desprendería un agradable aroma, cual fue la sorpresa al notar que el cuerpo fétido de esta mujer desprendía un olor espantoso. De inmediato fue enterrada y rodeada de bellas flores, caso extraño notar al día siguiente que se encontraban ya marchitas y en su lugar había surgido otra de nombre Tzacam que es en realidad un cactus muy espinoso y con el mínimo rose causa un dolor profundo, es de ese cactus donde brota una flor que a pesar de ser tan bella no desprende hedor alguno.

La envidia era tal que aun después de muerta la “buena mujer” pensó que la suerte que el cuerpo de su hermana había corrido fue debido a la mala conducta llevada en vida, sin pensar que en realidad se debía a la esencia de su ser, fue su nobleza la que se había recompensado en Xkebán al morir y no la fama que se había creado

La hermana envidiosa logró convocar a los malos espíritus que le concedieron el don de regresar al mundo terrenal cada que ella quisiera habiendo ya adoptado aparentemente las actitudes de la mujer pecadora, las únicas actitudes aprendidas fueron las de la pasión desmedida más no la nobleza, por lo que se dice que aún en nuestros tiempos se deja ver por algunos hombres que ella considere interesantes, a los que llama al aparecerse debajo de un árbol de Ceiba, mientras peina su larga cabellera con una pieza de Tzacam, seduciéndolos hasta hacerlos suyos y posteriormente los asesina en medio de tan desbordado ardor.

Volver a página anterior