¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo importante que es mantenerte lejos de tu celular de vez en cuando?

Es verdad que la nueva era tecnológica en la que nos encontramos insertados, nos tiene a la mano toda la información que necesitamos y además lo hace de forma rápida, es por eso que nos resulta tan difícil mantenernos, aunque sea un instante, lejos de estas poderosas máquinas. Seguro que hasta para la generación de tus padres, no hay nada tan tentador como un teléfono inteligente, pero como nada en el mundo es perfecto, hasta estos ingeniosos aparatos, tienen su problema.

Ya hay estudios que demuestran lo perjudicial que puede ser tan dependientes de estas máquinas. De acuerdo con una encuesta realizada por YouGov y el Huffington Post; el 63% de los jóvenes, entre 18 a 29 años, duermen con sus teléfonos celulares bajo la almohada, y aquí está el problema: Un estudio demostró que las luces de los ordenadores y los teléfonos móviles son capaces de activar las neuronas ‘Wake’, las culpables de trastornos del sueño, como el insomnio.

Pero si las razones que te hemos dado no te son suficientes para dejar de dormir con tu teléfono, te invitamos a leer otras explicaciones acerca de por qué esta práctica resulta tan dañina.

Afecta tus ojos y la calidad del sueño

La luz de una lámpara no emite las mismas señales estimuladoras que un celular, así que si no has podido conciliar el sueño, lo mejor es que tomes un libro, esto te ayudará a regular el ciclo natural de tu sueño.

Después de todo, la lectura de un buen libro nunca cae mal.  Según estudios, no hay tiempo más ideal para aprender algo que antes la cama, y qué mejor método de aprendizaje que un libro.

Te quita el tiempo para reflexionar sobre el día

Es innegable que un libro es de suma importancia para momentos de soledad, para reflexionar sobre la vida y las decisiones que estamos tomando en ella.

Cuando tratamos de distanciarnos de la tecnología, es mucho más fácil de tomar ventaja de la realidad tangible que tenemos  y olvidar un poco lo que es externo a nosotros.

Aprender a decir no a la conexión constante puede aumentar tus momentos de reflexión, y probablemente, mejorar muchas cosas de tu vida.

Aumenta la creatividad

Con tanta información, nos terminamos quedando ciegos ante los detalles. Cuando comiences a tener en cuenta estos consejos y empieces a dejar de lado tu celular, por lo menos en las noches, notarás que tu concentración en detalles mínimos de cosas que te rodean, que antes no veías, los admirarás con más entusiasmo, además de que te ayudará a tener siempre mejores ideas.

Dormir bien

Dormir es agradable y esencial, durmiendo en pleno silencio, sin ninguna molestia, el cuerpo trabajará de mejor manera al día siguiente. Así que piensa en la cantidad de sueño que estás desperdiciando cuando no dejas tu celular fuera del cuarto, pierdes aproximadamente entre 30 y 60 minutos, que probablemente el día de mañana, harán la diferencia.

Volver a página anterior