La cocina se conoce comúnmente como el corazón de un hogar, dado que es siempre el centro de las actividades y las reuniones. Pero, ¿cuánto sabes realmente acerca de la cocina y del impacto que tiene sobre la familia y las actividades que en ella se desarrollan a diario?

Existen varias creencias acerca de la seguridad en la cocina que pueden resultar erróneas, por lo cual existe la posibilidad de sufrir lesiones o enfermedades. Por ello, te presentamos los 7 mitos más comunes acerca de la cocina y cómo puedes prevenirlos para mantener segura a tu familia.

1. Es seguro colocar los utensilios resistentes al calor sobre el horno
Los avances en la tecnología culinaria han logrado que la mayoría de los utensilios de cocina sean resistentes al calor. Pero, de todas maneras, hay que ser cuidadosos al dejar dichos elementos en reposo.
Si dejamos una fuente de horno de vidrio sobre el quemador de una cocina, éste puede explotar y disparar astillas de vidrio en todas las direcciones.

2. Para extinguir un incendio en la cocina se debe usar agua
Los incendios más comunes de la cocina se producen al prenderse fuego las grasas o aceites. El método más efectivo para apagar un incendio de grasas es desplazar una tapa sobre la llama para cortar el suministro de oxígeno y cerrar cualquier fuente de calor. Si esto no funciona, se puede tirar bicarbonato de sodio en las llamas. Pero nunca se debe utilizar agua, ya que el contacto entre el agua y una llama de grasas puede causar una
explosión o grandes llamaradas.

3. Es más probable cortarse con un cuchillo de cocina filoso que con uno sin filo
En verdad, los cuchillos sin filo son más peligrosos que los cuchillos filosos. Esto se debe a que el borde de estos cuchillos facilitan su deslizamiento al preparar la comida, y el resultado es un corte profundo o una herida punzante.

4. Cuando una mancha es difícil eliminar, se debe aplicar más producto de limpieza
Aumentar la cantidad del producto de limpieza no implica aumentar el poder de limpieza. Cuando tengas problemas con una mancha, lee las instrucciones del envase para asegurarte de que estás utilizando el producto
de limpieza adecuado, que su disolución con agua sea correcta o que el tiempo de penetración en la mancha fue
suficiente antes de empezar a fregar.

5. Limpiar la tabla de cortar con agua caliente y jabón evitará la propagación de gérmenes y bacterias
Todos sabemos que el manejo de carnes o mariscos puede ser peligroso, y que es necesario limpiar toda superficie o utensilio que haya estado encontacto con ellos. También sabemos el riesgo de la contaminación cruzada que
puede surgir por el contacto entre el jugo de la carne y los vegetales. Realizar una limpieza profunda de las tablas de cortar es un buen hábito para reducir el riesgo de contaminación; pero, aún así, la mejor manera de asegurarse que no estamos propagando gérmenes y bacterias mediante la contaminación cruzada es utilizar una tabla de cortar sólo para carnes y mariscos, y otra tabla diferente para frutas y verduras.

6. Para limpiar el fregadero de cocina, los trapos y las esponjas, basta con enjuagarlas con agua y jabón después de cada uso
Un estudio re alizado por científicos medioambientales en seis países demostró que 46% de todos los fregaderos de cocina no pasaron las pruebas de limpieza. Los trapos de cocina reprobaron en un 90%.

Las esponjas también están mal vistas por absorber bacterias que después se trasmiten a cualquier elemento que se limpie con ellas. Limpiar profundamente el fregadero y lavar los trapos con frecuencia representan un hábito importante para reducir la cantidad de bacterias que pueden enfermar a su familia. Las toallas de papel y otros elementos de limpieza desechables también pueden contribuir a reducir el riesgo de E-coli, salmonella y otras enfermedades graves.

7. Envolver los restos de carnes y mariscos en papel aluminio es la mejor manera para desechar estos olorosos desperdicios de cocina
Este método puede resultar efectivo a corto plazo, pero la mejor manera de eliminar estos desperdicios de la
cocina y del cesto de basura es mediante un triturador de desperdicios de comida. Además, sirven para reducir la cantidad de bacterias de desechos orgánicos en descomposición presentes en el bote de basura. Como resultado, se minimiza la presencia de bacterias peligrosas y olores tóxicos en la cocina.

El uso de los trituradores de desperdicios de comida no arruina las cañerías. Al contrario, pueden contribuir al buen funcionamiento de ellas, dado que evitan el paso directo de las sobras de comidas a través del drenaje hacia las cañerías.

Volver a página anterior